Circular al Nevadín (el duatlón del Nevadín)

 


2/06/2021

De nuevo en el Alto Sil, el espacio montaraz por excelencia para las rutas circulares.

Ascender a una cima (o dos) entrando por un valle, saliendo por otro y volviendo al punto de partida ayudado por la bici por nuevos espacios, no tiene parangón.

Madrugo, los días de ruta por el Alto Sil siempre comienzan pronto, para disfrutar del cambio de luces entre los montes de Omaña, de camino al puerto de la Magdalena y con la esperanza de que en el descenso hacia Rioscuro pueda tener un encuentro con "baldomero".

Cruzo Villablino y paro en Rabanal de Abajo, donde la niebla apenas deja ver las aguas del embalse. 

Camino conocido hacia los Molinos, que con las lluvias de los últimos días y la niebla reinante resulta un sendero de cuanto de hadas.

Los Molinos, la pequeña cascada y el puente sobre el arroyo de la Brañina que me mete de lleno en el bosque de abedules, donde el murmullo de las aguas me acompaña en todo momento, hasta que desemboco en las praderías donde las cabanas de la Brañina sueñan con días y noches pasadas, de jolgorios y risas entre pastores.

El sendero continua su ascensión y se separa del arroyo en busca del collado de Trasmundo que por momentos es engullido por la niebla.

Un fuerte repecho y alcanzo la arista que me saluda con fuertes ráfagas de viento y que ya me acompañan hasta la cima del Nevadín.

El Miro Rabón es un excelente mirador donde tu vista puede volar sobre la Brañina hacia el valle de Villablino. Y a nuestra espalda, hoy muy velado por la niebla, el Valdeiglesia con sus tres cimas.

No esta el día para mucha parada y con lo que aún resta es mejor continuar, siempre por la arista, hacia la cumbre principal del día; el Nevadín.

Frontera entre las tierras del Alto del Sil, que ahora abandono, y del Omaña, hacia las que voy, buscando los mejores pasos hacia la cabecera del valle de Vivero.

Un valle que recorreré en su totalidad, por un cómodo camino, donde a la mitad encuentro las cabañas de la braña de Vivero.

Y a su espalda (la de las brañas) el espléndido abedular de Vivero que se extiende por toda la ladera norte de la Peña Buitre, que caminamos hace unos años y que resulta un buen mirador del abedular del Fasgarón (uno de las principales manchas de abedules en Omaña).

Entro en un Vivero donde no se mueve un alma y donde solo capto el sonido del agua cuando atravieso el puente que me saca del pueblo.

Y a la salida, en una explanada habilitada como aparcamiento, me reúno con mi bici que afortunadamente para mí, permanece anclada al poste donde la dejé esta mañana.

Cambio de ritmo, descenso del puerto de la Magdalena hacia Rioscuro, Villablino y de nuevo Rabanal de Abajo, donde las aguas del embalse ahora si son visibles.


El track de la ruta en Wikiloc


Los únicos habitantes de Rababal de Abajo que encuentro despiertos.
Rabanal de Abajo.

Iglesia de San Adriano (Rabanal de Abajo)
Espero que la niebla despeje.
El camino hacia los Molinos.

Un camino de cuentos de hadas.

Rabanal de Abajo y el embalse de Las Rozas.
Uno de los viejos molinos de Rabanal
El puente que cruza sobre las aguas del arroyo de la Brañina.
El otro molino.
En continuo ascenso entre un estupendo abedular.

Vista atrás, parece que despeja.


Arroyo de la Brañina.
Las derruidas cabanas de la Brañina.


La falta de una pista por la que puedan circular los vehículos ha hecho que la Brañina esté en este estado ruinoso.

La Brañina.

Al fondo el pequeño salto de agua donde comienza el arroyo de la Brañina.
Con algo de zoom.
Camino del collado de Trasmundo.

Un rodal de abedules.
La cima del Cueto Nidio.

Superado el collado de Trasmundo miro atrás y entre la niebla distingo al Miro de Tejedo.
Panorámica con el collado de Trasmundo en el centro.

La ruta el Nevadín perfectamente balizada.
Los pastizales por donde he subido.

Una charca en plena arista.
Lo que resta hacia el Miro Rabón.
La ladera sur con el Valdeiglesia.
Cima del Miro Rabón.
Un balcón hacia el valle de Villablino.
La Brañina desde la cima del Miro Rabón.
Lo que resta al Nevadín.

Cueto Nidio.
La ladera sur del Cueto Nidio con la braña de Cubacho en su base.
Braña de Cubacho.


El circo del Nevadín.


Cima del Nevadín.
Con algo de frío.
El valle de Vivero, que recorreré en su totalidad.

Cabecera del valle de Vivero.

El abedular de Vivero, una mancha de abedules que se extiende por toda la ladera de Peña Buitre.
Braña de Vivero.
Abedular de Vivero.
Ya en Vivero.

Transito a la bici.



No hay comentarios:

Publicar un comentario