Caminando por Iyarga

 

31/07/2021

Los espacios conocidos son como el viejo sofá, que con su vetustez, amolda sus formas con cada curva de tu cuerpo.

La niebla y la lluvia nos desplazan de los puertos y nos llevan de nuevo hacia el valle de Iyarga.

En la antigüedad cuando los descubridores llegaban al fin del mundo escribían: más allá dragones.

Descubridores únicamente de nuestra ignorancia, hace hace años dimos con el camino de Iyarga (el valle, el bosque y la cima) y desde entonces volvemos irremediablemente atrapados por su belleza sencilla pero apabullante.

Hoy sabemos que más allá de Iyarga hayamos las praderías de Campomuelle y en el alto, como un nido de águila, una de las cimas del Iyarga, excelente mirador hacia el Susarón y sus hayedos, quedando los dragones atrapados solo en nuestros corazones.





Área recreativa de Pegaruás.


Ermita de Pegaruás.
El Susarón.




Ya en el valle de Iyarga.
Pico Redondo.
El hayedo de Iyarga.
Valle de Iyarga.
Ejemplar de mostajo.
Pico Redondo.
Valle de Iyarga.



Valle de Iyarga.
Tejo.
Vista atrás, valle de Iyarga.
Remontando por el hayedo de Iyarga.
Saliendo a las praderías de Campomuelle.
Praderías de Campomuelle.
Por debajo el hayedo y valle de Iyarga.


En la cima de Iyarga.
Valle de Nuestra Señora, sus hayedos y el Susarón.
Con más aumentos, el Susarón.
Campomuelle.
Bailando el Twist.


Las cimas del Iyarga.
Por el hayedo.
Un nuevo balcón.


Tejos entre el hayedo.