Cuerno del Sil o La Mira por las brañas de la Seita y Zarameo


Las cimas de La Turria y Cuerno del Sil

24/04/2018
¡Que gran vanidad hay en el arte del tiro con arco, que pretende dar en la diana!
Kungfutse

Será que el hombre es vanidoso por naturaleza y esa arrogancia le lleva, además de a la perfección, a  un afán de descubrimiento por esos caminos, cuestas y senderos de Dios, en busca del conocimiento de todas las montañas, valles y pueblos. Qué vanidad que diría Kungfutse y que perdida de tiempo que diría el dueño del bar donde tomo el café.

Vuelvo a los caminos del Alto Sil en un intento de sorprender la primavera por esta tierra de paisajes tan dispares. Y lo hago recorriendo alguno de los lugares que tuve ocasión de patear el último otoño, y esta vez hacia una cumbre (Cuerno del Sil) que si bien no tiene renombre en los círculos montañeros, si presenta una situación privilegiada dentro del Alto Sil que te permite una visión perfecta de la región.

Aparco el coche junto a la iglesia de Cuevas del Sil y avanzo por la carretera hacia Mataotero, donde por su viejo puente cruzo el Sil y me adentro en el estrecho valle que recorre el arroyo Reguera la Seita. La pista sube con decisión, junto al arroyo que desciende con el estrépito de las aguas primaverales, hacia la Braña de la Seita, antiguo cobijo de pastores hoy transformado como refugio de fin de semana.

Desde la braña, la cima de la Turria destaca entre campos de nieve. Queda camino para comenzar su ascenso. Antes es preciso cruzar la Braña de Zarameo y aún antes es preciso pasar por el bosque del Reventón, un espeso bosque donde se apelotonan grandes ejemplares de tejos, robles y unos buenos rodales de acebos.

Es lógico pensar que Zarameo es una braña perteneciente a Cuevas del Sil. Pero no lo es! 

Zarameo pertenece a Matalavilla y a ella esta comunicado por pista (y por el sendero por el que ahora subo desde la Seita a Cuevas del Sil).

Sorprende encontrarse este pequeño núcleo con más de veinte cabañas en perfecto estado y enclavado en el medio de un circo con soberbias vistas y con una luminosidad que hiere a los ojos.

De momento la pista que sube desde Matalavilla se encuentra cortada por la nieve. La soledad es total, con un silencio tan profundo que el aleteo de mis pestañas asusta a los pájaros. 

Es el momento de abandonar los caminos y encarar las laderas con fuerza, por un nevero que conserva parte de la turgencia que tendría hace una semana, hacia la primera altura del día: Cáscaro la Cueñe. 

De ese modo alcanzo la arista y las vistas se abren hacia las montañas vecinas: el grupo del Valdeiglesias, el Miro Rabón, el Miro de Tejedo, el Miro de Valdeprado y más alejados el Cornón, Muxivén o Cueto Arbás.


Mapa del recorrido que me ha prestado mi amigo Victor (Pindio)
Y aristeando alcanzo la cúspide de la Turria la mayor elevación del día y seguidamente la del Cuerno del Sil (nombre que figura en el Sigpac) o también llamado La Mira -género femenino para la denominación de muchas de las cimas de esta zona (Miro de Tejedo, Miro de Valdeprado, Miro Rabón).

El descenso es continuo. Hay que perder los más de mil metros de desnivel que hemos ascendido. Y lo hace por la pista que de Palacios sube a dar asistencia a las antenas situadas en El Piornalón.

No llegamos a Palacios, un cruce de caminos nos lleva hacia la Braña de la Degollada (otro poblado de fin de semana) y a un camino por un bosque de robles, de nuevo a Mataotero.


Cuevas del Sil
Puente de La Puerta sobre el Sil
Mataotero
El valle de Tejedo aún en la oscuridad




Camino hacia la Braña de la Seita.




9:00 AM. Hace buena temperatura, pero el agua esta que jode. Aún así, no lo dudo. Prefiero descalzarme que estar todo el día con los pies mojados.




Braña de la Seita.
La pirámide de la Turria.










 Las "olleras" (fresqueras), pequeñas depósitos junto a la fuente que servían para conservar la leche.






Abandono el camino para tomar el sendero que cruza el bosque del Reventón.
Tejo.
Roble.


A punto de entra en la Braza de Zarameo. En el fondo la Braña de la Seita.
Con zoom.
Braña de Zarameo.








Otro conjunto de fresqueras.


Impresionante balcón.




Hacia el Cáscaro la Cueñe




El macizo del Valdeiglesias.
Una mirada atras, con algunas de las cimas ascendidas y el Miro Rabón.




La línea de cumbres de La Turria y el Cuerno del Sil.
Cima de La Turria


Embalse de Matalavilla.
Cima de Cuerno del Sil


El grupo de cimas del Miro de Valdeprado, Peña Boquín, y Cornón de Busmori.




Valle de Villablino.


Palacios del Sil


Los bosques de abedules del Alto Sil.


El Miro de Tejedo.
Braña de la Degollada.






De nuevo, con 18 kilómetros y 1250 mts de desnivel (o más!!) entro en Mataotero.

Presa del embalse de Matalavilla soltando agua y el helicóptero en tareas de apaga fuegos. 

Otras rutas por la zona:

-Al Miro Rabón por las brañas de la Seita y Zarameo, descendiendo por la Brañina