Cueto del Oso desde Cerredo y descenso por la laguna de Chagüeños

El Cueto del Oso desde la cima de Peña Mayor, con el valle de Tejedo a su izquierda.
Laguna Chagüeños

20/06/2020
Una nueva circular por las montañas del Alto Sil.

En esta ocasión partiendo de Cerredo en las Fuentes del Narcea (Asturias), para ir ascendiendo por un estrecho sendero por el monte del Fresnedal. Un bosque cerrado, donde el roble se mezcla con el haya y el abedul, creando un decorado de película propio de la trilogía del Señor de los Anillos y por el que un estrecho pasillo se abre camino sin interrupción hacia las praderías de la Fuente las Brañas, pequeñas brañas donde el ganado ha subido hace poco, según atestiguan los regalitos, plagados de moscas, que me voy encontrando a cada paso.

Salgo del bosque en una pradera cortada por un arroyo, cuyas alegres aguas se precipitan a la carrera hacia el valle. En ese punto abandono el sendero y busco mi propio camino hacia la arista que une el Pico Bóveda (Cerro de Bustatán) con Peña Mayor, sabiendo que la parte que hoy me toca recorrer resulta un camino de rosas, comparado con el tramo entre el Pico Bóveda y el Pico Tachetas como pude descubrir el día que recorrí la arista desde el Bóveda al Cueto del Oso.

Pero para alcanzar la arista será preciso atravesar un pequeño canchal y un tramo de abedular espeso y salvaje de los típicos de estas montañas. Por una riega, hoy sin agua, voy ascendiendo sin mucho problema hasta alcanzar otro canchal que directamente me lleva a la arista.

La luz y los espacios infinitos me reciben bajo una cúpula de un azul intenso. El Alto Sil se desparrama bajo mis pies, con la cima del Bóveda a mi derecha y la del Cueto del Oso a mi izquierda, dejando en medias un sobrecogedor valle del Pedroso con las brañas de la Fontellada en su cabecera.

Tardo en alcanzar la cima de Peña Mayor, a cada paso, un nuevo detalle llama mi atención que recae en un último momento, de nuevo, sobre el valle del Pedroso.

Peña Mayor podría ser la única cima del día, pero no me resisto a recorrer la arista que une esta con el Cueto del Oso y ver desde las altura otro valle de película: el valle de Tejedo.

Camino de ida y vuelta hacia el Cueto del Oso con los valles del Pedroso y Tejedo escoltándome hasta un collado bajo la cima de Peña Mayor, que por un marcado sendero de montaña (que continua a media ladera) desciendo hasta la laguna de Chagüeños.


Una laguna salvaje, sin ordenación urbanística, donde la colmatación le resta superficie de agua y la vegetación circundante parece querer ocultar.

Momento para el descanso, a la sombra de un abedul, para el bocata y para relajarse, ya que de un culo deprimido no puede salir un pedo alegre, sabedor que a partir de la laguna un sendero balizado me llevará de nuevo al punto de partida.

En este nuevo tramo del monte del Fresnedal, la variedad arbórea se agrandará con servales, acebos y tejos, en un nuevo túnel que me resguardará de los calores del mediodía.




Punto de salida, al otro lado del valle de Cerredo la imponente cima del Cuerno de Changueiro, en cuya base de localiza la laguna del mismo nombre.
Sendero por el bosque del Fresnedal.
Con algunos ejemplares potentes.
Un sendero de los que hacen afición.


Hitos y un sendero muy marcado.
Una ventana hacia el Cuerno de Changueiro.

Próximo a la arista que me llevara hacia Peña Mayor. Pero antes será preciso atravesar esa franja de abedular.
La pradera donde dejo el sendero para ir directo hacia la arista.
Primero por un canchal y luego por medio del abedular.
Vista atrás, una vez superada la vegetación.
Las huellas de la minería.
Las minas de carbón que abastecían la central eléctrica de Anllares, cuyo material era llevado por la carretera privada que atravesaba todo el valle de Valdeprado que esta mañana recorrí para acercarme hasta la proximidades de Cerredo.

Ya en la arista.
A la izquierda la cima del Cueto del Oso, a la derecha el Pico Bóveda y en medio, el valle del Pedroso.
Lo que resta de arista hacia Peña Mayor y Cueto del Oso.
Pico Bóveda o Cerro de Bustatán.
Un perfecto ejemplo de valle glaciar.

Vista atrás, hacia la ladera por la que he ascendido, en la que se ve la pradería cortada por el arroyo por la que salí del bosque.
De nuevo el valle del Pedroso.
Braña de Fontellada.

Cima de Peña Mayor.
Vista de la cuenca donde se encuentra la laguna de Chagüeños por donde más tarde descenderé.
Con mayor detalle la laguna de Chagüeños.

Entre las cimas de Peña Mayor y el Cueto del Oso otro ejemplo de valle glaciar: el de Tejedo.
La arista de la izquierda, la que desciende de la Peña Mayor hacia Campo Sagrado y que un día recorrí mientras me despellejaba las espinillas.
A punto de logar la cima.
Cima del Cueto del Oso.
Otra vista del valle de Tejedo.
Y de Peña Mayor.
Funciona el disparador????
La braña de la Fontellada en el fondo.


Valle de Tejedo

Desde el collado por el que accedo al circo de Chagüeños.


Laguna de Chagüeños.




Descendiendo.
Otra laguna a menor altura.
Colmatada.


De nuevo por el monte del Frenedal.




Que me conduce al punto de partida.
Cuerno de Changueiro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario