Cigüeñuelas



Asomamos sigilosamente nuestras narices por la tronera, de uno de los observatorios de la Casa del Parque en Villafáfila, y encontramos una pareja de cigüeñuelas a escasos metros.

Las observamos mientras se alimentan de pequeños insectos o crustáceos que flotan en el agua.

No se percatan de nuestra presencia, o si lo hacen dan por supuesto que no vamos a sacar la mano para agarrarlas por sus delicadas patas.

Estos días encontramos cigüeñuelas por todos los humedales que visitamos. Y la mayoría de las veces no nos fijamos en ellas, porque son abundantes.

Qué pasaría si no tuviéramos cigüeñuelas? Que pasaría en esos casos cuando nos encontráramos a una, solitaria y a gran distancia?

Pues que gritaríamos:

-UNA CIGÜEÑUELA!!!!!!

Hoy no gritamos, que están tan cerca que se volarían.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog