Bosque de el Tejedelo


10/02/2018
La culpa es de José Rarrueso.

Culpa de haber publicado en su blog (De paseo por la naturaleza) un report sobre árboles singulares en la provincia de Zamora, donde nos muestra una serie de árboles notables por su tamaño. Y entre esa batería de posibilidades, el bosque de el Tejedelo, una espléndida tejeda situada en las proximidades de Puebla de Sanabria.

Me dije: Konico aparca momentáneamente la Catedral y vete a recorrer el camino encantado del Tejedelo. El bosque de tejos milenarios de Requejo de Sanabria.

Situado en la Sierra de la Parada, una de las pequeñas sierras que separan Zamora, Galicia y Portugal, el Tejedelo aprovecha la ladera norte de esta pequeña cuenca glaciar para obtener la frescura y las lluvias, que permita el crecimiento de estas especies tan longevas. Se cita que en el Tejedelo se pueden encontrar alrededor de 100 tejos con más de 1.000 años.

Para disfrutar de esa maravilla, parto de madrugada y recorro kilómetros de autovía hasta las inmediaciones de Benavente, donde tomo rumbo hacia Puebla de Sanabria para superarla y llegar al poco a Requejo de Sanabria. A la salida de Requejo, por la carretera hacia Ourense, encontramos el cartel indicador que nos señala el Tejedelo. Aún nos quedan tres kilómetros de pista hasta topar con el parking, a la entrada del sendero que nos llevará a la tejeda.

Poco entusiasmo podemos tener al aterrizar en un lugar tan castigado por el progreso como este. La vía del tren, los zarpazos en la ladera vecina de la autovía, aerogeneradores y por último las obras en curso del AVE, que tendremos que cruzar antes en las inmediaciones del parking.

Pero toda ese derroche de progreso queda atrás al recorrer el primer kilómetro. Nos introducimos en un joven robledal que solo permite escuchar el ruido de nuestras pisadas y de algún corzo despistado que se deja sorprender por el caminante.

Un sendero de poco más de cinco kilómetros (y unos 350 metros de desnivel) que nos lleva primeramente a el mirador de Peñas del Veladero, punto donde contemplaremos el bosque donde se encuentra inmerso el Tejedelo.

Algunos corros de tejos hemos encontrado por el camino, alguno más entre el mirador y el núcleo central del bosque, pero es en ese punto donde hacen presencia los ejemplares de anchos troncos (necesitaríamos varias personas para abarcarlos) y ramas retorcidas con aspecto de viejos habitantes fantasmagóricos.

Hoy solo yo recorro este camino, y eso me permite disfrutar el bosque y parar en cualquier punto a fotografiar. Ladera umbría, pero sin hojas en los robles que impida que entre la luz, me permite hacer fotos de estos colosos que engalanan sus viejas ramas con musgos y líquenes.

De esta forma el tiempo trascurre y cuando quiero darme cuenta ha pasado mas de una hora entre la espesura, rastreando tejos potentes, y me doy cuenta que todo mi cuerpo empieza a temblar de frío (que bien pudiera ser de miedo, si estos gigantes tomaran movimiento) y siento la necesidad de salir corriendo hacia la solana, en busca de los rayos de sol, y más abajo, en Requejo, de un café.



-----------------------------------------------------------------------------------------------











 Junto al aparcamiento, cartel informativo.
 Inicio del camino.


Abedules.
 Arroyo de Tejedo
 El mismo arroyo en movimiento.


Brutal!!! El impacto del progreso en esta zona es BRUTAL. 
Pero a los pocos metros entramos en el mundo del silencio. Un precios robledal con tintes invernales.






Mirador Peñas del Veladero.
El sol se encuentra frente por frente, lo que me impide ver el bosque donde se encuentra el Tejedelo.
Ya nos hemos tropezado con algunos ejemplares de tejos.




En la umbría, en un bosque mixto con predominancia del robledal, comenzamos a ver los primeros tejos.














Exagerado la instalación de pasarelas para mi entender. En esta foto se aprecia que ha sido preciso cortar algún árbol (se ven las ramas serradas) para poner la pasarela.




Las pasarelas apenas dejan espacio a los árboles.






















Abandono la tejeda en busca del sol. Aún encuentro, en la parte más baja, un buen rodal de tejos de menor porte.





Los amigos del bosque. El 9/02/2008, hace justo diez años, cuando a los peques aún les costaba recorrer los cinco kilómetros y los 350 metros de desnivel. Cruz, Martín, José, Camino y Juancho.


Otras caminatas entre tejos:

Tejeda de Tosande  Palencia.

Tejeda de Santiago de las Villas Leon

Tejeda de Rioscuro León

Tejeda de Peñacorada León

Los tejos de Valporquero León


2 comentarios:

  1. ¡Que recuerdos...! Me encanta este lugar...es mágico, diferente, único...muchas gracias por la mención...estoy totalmente de acuerdo contigo con respecto a las pasarelas...me parecen una exageración. Un saludo y creo que disfrutaste de lo lindo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora tengo que ir pensando en hacer alguna actividad para además poder visitar el resto de árboles que citas en tu reportaje.

      Saludos José.

      Eliminar

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog