Anfibeando



01/04/2015

Anfibeando.- Dícese de la actividad consistente en la observación de anfibios una noche de luna llena.

-Esta noche nos vamos a acercar a anfibear. Os venís?
-Claro. Hay que llevar algo especial?
-Unas botas de goma y una linterna.
-Solo tenemos un par de botas.
-Sin problema. Ya llevo varios pares.

Cuando la gran mayoría de mortales nos sentamos delante del televisor a pasar un rato, los hay que deciden aprovechar el corto intervalo de reproducción de los anfibios para ir a observarlos y de paso hacerles unas fotos.

Nuestro amigo Jorge Falagán nos invita a pasar un rato con él y otros amigos en uno de los enclaves que esta estudiando.

La primavera ha irrumpido con fuerza y ha despertado a un ejercito de croadores que pugnan por ser los elegidos en la reproducción.

Sus sacos vocales se hinchan y al soltar el aire y hacerlo pasar por sus cuerdas vocales produce el típico croar.

En la oscuridad avanzamos despacio por la lámina de agua, orientándonos por el potente sonido que emiten los machos. Cuando presentimos que estamos suficientemente cerca, encendemos nuestra linterna y voilà: el macho de rana común o sapo corredor.

La ranita de San Antón con sus hábitos arborícolas es más compleja de encontrar. Pero cada macho tiene su atalaya desde donde sale a croar y solo es cuestión de esperar.

Entre fotos, explicaciones y algunas risas se mete la medianoche con una luna llena anunciadora de la Semana Santa.

-Ostras!!! que mañana tenemos que madrugar, que nos vamos de ruteo.



 Rana común.
 Sapo corredor. Cuerpo rechoncho y muy verrugoso.
 Al ser sorprendido huye con un caminar ligero, que le da nombre.


 Extremidades posteriores muy desarrolladas con cinco dedos unidos por membranas.
En las anteriores solo cuatro dedos.



 Cordones de puesta de sapo corredor.

 Renacuajos de sapo corredor
 Foto Jorge Falagán
 Foto Jorge Falagán
 Rana común con sacos vocales de color grisáceo.
 Ranita de San Antón.
 Hábitos arborícolas.
 Pequeña pero con un potente croar.


5 comentarios:

  1. Ya se te echaba de menos...No soy yo muy de anfibios pero la verdad que las fotos son preciosas. Hoy hemos subido a La Llambria y también en un laguco había tropocientos!!! Saludos

    ResponderEliminar
  2. Para los que nos gusta anfibear de vez en cuando es una entrada magnífica Jose. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
  3. Interesante reportaje Jose y muy ilustrativo para los profanos en la materia como nosotros.
    De las ranas, sabíamos que en León eran plato típico sus ancas y muy poquito más...
    Vaya nitidez en las fotos!!
    Ya veremos esa ruta, si es que al final acabasteis madrugando...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Que chulada! no soy muy de anfibios, pero parece muy interesante. Grandes recuerdos me traen las ranitas de San Antón, cuando veía montones cuando hace muchos años podaba mis viñas de El Bierzo.
    Excelentes fotos y gran entrada.

    Saludos Pepe

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena. Seguro que disfrutasteis de lo lindo con una experiencia diferente que habéis contado e ilustrado de maravilla. Un saludo.

    ResponderEliminar

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog