Por Lagüelles



11/05/2013

Tal vez, seria más preciso denominar esta salida con el nombre de Abelgas, el pueblo más cercano. O mejor, pico Corta, el monte el cual hemos bordeado.

Pero no!!!! Hoy, lo que más me apetece es recordar Lagüelles, uno de los 16 pueblos oculto bajo las frías aguas del embalse de los Barrios de Luna, hasta que un día la escasez de aguas, descubre las ruinas fantasmagórias de los pueblos sumergidos.




Fue otra mañana de primavera, cuando remando en las aguas de este embalse, me encontré con la espadaña de la iglesia de Lagüelles. Fue ese día, el que busqué en el mapa, otros posibles restos de aquel pueblo. Y fue, cuando descubrí el lugar donde aún se asienta los restos de la Majada de Lagüelles. Tal vez, una prolongación de las construciones del pueblo, que servían para un aprovechamiento de los pasto.



Partimos de la central eléctrica de Abelgas para tomar un camino que bordeando el embalse nos conduce a la Majada Lagüelles. Un cambio de rumbo en la ruta nos lleva hasta el collado de San Lorenzo. Y en este un cambio de vistas hacia los valles de las Ubiñas.

El Callejón de las Focicas o Fusicas , una zona de dolinas, un corte entre peñas que nos conduce a un valle oculto entre montes, donde pastan apaciblemente caballos y un sendero nos conduce de nuevo al punto donde hemos dejado nuestro coche.


El embalse de las Barrios de Luna lleno a rebosar.

Las agujas de la Felechosa y la Seita.


La imponente mesa caliza del Cotón de Láncara. Alusión a otro pueblo inundado.
Detrás Peñas del Prado.


Una nueva estampa del embalse, con las siluetas de Cerrro Pedroso, las cimas del Palanco, peña Cabrones.
Lástima que los robles aún no tengan hoja.



Majada Lagüelles.

Las praderías de Lagüelles.





El collado de San Lorenzo y la ladera soleada tapizada de sabinas.




Destacando la mole del Cerro Pedroso.


A punto de alcanzar el collado.

Martín se resiste a perder de vista las aguas del embalse.

El circo del Penouta.

Pero nuestra dirección es hacia el norte.
La nevada cumbre de Ubiña.

Por el callejón de las Focicas.


Un valle oculto.


Y un sendero que recorre otro majestuoso robledal y nos lleva al punto de origen de nuestra ruta.

6 comentarios:

  1. Qué bonito está el monte en esta época...Por cierto una zona escasísimamente documentada. Por menudos entornos llevas a la family!! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier,
      Está bonito. pero le falta un poco de temperatura. Apenas hay flores.
      Y si que parece un lugar poco frecuentado, a pesar que una parte se encuentra marcado como ruta por los de Cuatro Valles.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Preciosos y espectaculares lugares, al igual que las fotografías. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José.
      Pues contigo tenía que hablar. Después de ver tu último report sobre Culebra, a los de casa, nos ha entrado unas ganas terribles de volver. (Hace varias semanas que teníamos planeado ir)
      Tendremos que ir.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Me pasa como a ti conocí el valle con piragua, y tengo ganas de ir andando. Que gozada los pantanos llenos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Luis seguro que tienes diseñada una ruta a la luz de la luna. Tenemos que pensar alguna con el kayak por este embalse.

      Saludos

      Eliminar

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog