Tritoneando





Sábado 27/02/2016
Tritoneando.- Dícese de la actividad consistente en la observación del celo de los tritones una fría noche de invierno.

Nuestro amigo Alberto Benito nos lleva, junto al Team Birdingleon, hasta una charca donde estos días se está produciendo el cortejo de los tritones jaspeados (Triturus marmoratus).

Junto con las salamandras, los tritones son anfibios con cola que hibernan durante el invierno enterrados bajo el lodo, las hojas o las piedras. Al aproximarse la primavera, abandonan el sueño invernal y se dirigen hacia las lagunas más cercanas para comenzar el ciclo reproductivo que tiene lugar en el agua.

Es cuando los machos lucen vistosos colores y una pronunciada cresta, que utilizan para impresionar a las hembras.

Entre macho y hembra no existe contacto físico, no hay apareamiento.

Se producen dos fases: una de exhibición  y otra de transmisión del espermatóforo.

La primera es la que hemos podido observar. Cuando el macho encuentra a la hembra, se sitúa delante de ella cortándola el paso. Levanta ligeramente las pastas traseras, arquea el cuerpo y produce un latigazo violento con la cola. Si llegar a tener contacto físico, con ese latigazo, procede al envío feromonas (esas sustancias químicas secretadas por los seres vivos con el fin de provocar comportamientos específicos en otros individuos de su misma especie) con el fin de estimulara a la hembra y ver si es receptiva. Repetirá el movimiento sucesivas veces.

Cuando la hembra ya se encuentre preparada, el macho irá depositando por la laguna unas pequeñas capsulas donde se encuentran los espermatozoides (espermatóforo). 

Es cuando comienza la segunda fase, la de trasmisión del espermatóforo. La hembra ayudándose con las patas, lo introduce en su cloaca para fecundar los huevos.

Todas las fotografías del cortejo han sido realizadas en el agua, por ello la mala calidad de las fotos.
El cortejo únicamente se realiza de noche. Por ello la necesidad de linternas. 
Notables diferencias entre la hembra que luce un llamativo cordón rojo y el macho con una vistosa cresta.


Hembra y macho. La hembra de mayor tamaño.

Comienza la fase de exhibición. Un macho cierra el paso a una hembra en presencia de otro macho.
El macho dominante aparece encrestado. Levanta las patas traseras, arquea el cuerpo y lanza un latigazo de feromonas a la hembra 
El otro macho abandona la escena.
Y el macho dominante vuelve a repetir el movimiento.

En otra parte de la charca se repite otro nuevo lance.


Latigazo de cola





















Los machos lucen vistosos colores
Cuerpo largo y delgado, patas cortas y una cola larga y desarrollada que le facilita el movimiento en el agua.
Y una prominente cresta


Recuperamos una hembra de un pozo seco donde caen sin posibilidad de volver a salir. Se encuentra en fase seca. Su cuerpo es áspero.



Quizá también te pueda interesar:

Anfibeando   
  



2 comentarios:

  1. Pepe haceis a todo...me ha gustado mucho el reportaje!!!

    ResponderEliminar
  2. Precioso Konico, desconozco ese mundo, pero como tu lo cuantas hasta apetece meterse en él.
    Un saludo

    ResponderEliminar

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog