Red Lake





El primer día que nos acercamos al Dartmoor, llamó nuestra atención la pequeña elevación que se levantaba sobre la extensa meseta que contemplábamos hacia el norte. Como un cráter volcánico, esta montaña de escombros, se yergue sobre los restos de la antigua explotación de arcilla que existió a principios del siglo pasado y duró hasta los años treinta.

Hoy, solo los restos de una antigua construcción, la montaña y varias lagunas que dan nombre al lugar (Red Lake), es lo que podemos ver en este paraje totalmente naturalizado.

Dartmoor es un territorio inóspito, desolado y frio. Sobre todo en un día como el de hoy, nublado, con viento y sin ningún rincón donde protegerse.

Desde su cima, una vista más amplia de este mar de hierba.


 

El río Avon
 

Apenas se vislumbra el cajón del tren que transportaba la arcilla desde la mina.
Un terreno bastante complejo en cuanto orientación en caso de niebla.


Red Lake
 
No hay duda que la Tierra es redonda.
 
Una ascensión de cinco minutos.
 
Las lagunas de Red Lake.
 


 El reservorio del Avon y la cima que alcanzamos en nuestra anterior visita
 





Únicamente en las zonas bajas existen árboles.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog