Días de lluvia y barro



Hoy caminamos por un bosque cercano a nuestra nueva casa, entre Paignton y Torquay.

Una fina lluvia vela nuestra vista cual cataratas. El paisaje emana tristeza, y el silencio se perpetúa por todo el bosque como un grito mudo.

Como si la naturaleza se preparara para ser sepultada por un manto de niebla, por el frío del invierno, o por la soledad de las largas noches de novilunio.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog