Tablas de Daimiel



09/02/2013

Otras mini vacaciones. Nos vamos a Daimiel, a ver las Tablas. Otros días de observación, de esos que te calzas los prismáticos al poco de desayunar y no los dejas hasta la hora de la cena. Recorremos los diversos senderos que parten del centro de visitantes y muestran una pequeña (muy pequeña) parte del Parque Nacional de las Tablas.

Con el acuífero 23 bien repleto, los ríos Guadiana y Cigüela con abundante agua, las explanadas de este humedal están encharcadas, lo que atrae a infinidad de aves que buscan alimentarse sobremanera antes de comenzar sus viajes migratorios hacia tierras más lejanas.

Las fotos pertenecen a las dos tardes que pasamos por el parque. La primera con un ambiente algo primaveral pero la segunda con mucho frío y sobre todo viento.

Las Tablas con mucha agua.


Un invento esto de las pasarelas.

Las dehesas y los campos de cultivo de los alrededores alimentan a grandes grupos de grullas.

El observatorio de la Isla de Pan.


Ánade friso.


Zampullín común.


Andarríos grande.

Avefría.


Poca profundidad.

Caminando por estos pasillos de madera uno llega a preguntarse si el nombre de Tablas de Daimiel es debido a la ingente cantidad de tablas necesarias para construir estas pasarelas, más que a las tablas fluviales que se forma al desbordarse los ríos en sus tramos medios.


Otro zampullín.

En todo momento oímos el incesante trompeteo de las grullas.


Ánsar común y pato cuchara.

Las grullas y los ánsares compartiendo recursos.





Las dos tardes las finalizamos en la Torre de Prado Ancho. A pesar de estar muy próximo a Madrid hemos podido recorrer este itinerario y sus observatorios en la más completa soledad. 

Me dice Martín; ese ganso que está en el medio es distinto; UN ÁNSAR CARETO!!!!!!

Una pareja de jóvenes flamencos.


Ánsar común.

Y si, parecen caretos grandes.

En esta foto se aprecian las manchas en el vientre aparte de la marca blanca en la cara.




Los observatorios muy frecuentes en el itinerario de Torre de Prado Ancho, favorecen la vista de las aves. Y sobre todo nos protegen del fuerte viento del segundo día.




Torre de Prado Ancho.

Las últimas luces. Apenas hay luz para la foto de esta piara que abandona la protección de los juncos y busca bulbos entre las aguas encharcadas.



4 comentarios:

  1. Hola,
    Menudas fotos! Me gustan mucho las de las grullas.
    No me queda otra que visitarlas más pronto que tarde.
    Excelente entrada

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario.
      Una pena que no pudierais acompañarnos.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Hola Konico,
    he puesto un enlace en mi blog, "Chorraditas de Sonia" para compartir tus maravillosas fotos.
    http://www.chorraditasdesonia.com/tablas-daimiel-parque-nacional/

    Hace ya tiempo fui a las Tablas de Daimiel. Al volver, locamente enamorada de lo que vi, escribí en mi blog una entrada y cuando vi tus fotos.... no pude resistirme a compartirlas con mis amigos. Espero que no te importe.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que no me importa. Es un alago para mi poder quedar incluido en tus espléndidas chorraditas.

      Saludos.

      Eliminar

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog