Pardomino


3/06/2017

Me llama el Javi:

-Tengo permiso para cruzar el bosque de Pardomino. Te apuntas??
-Por supuesto!!!! Para cuando?
-Pa mañana.

Aterrizamos en un Boñar que aún no ha despertado del último sueño. Una mañana que rompe con la tónica de los últimos días y nos ofrece un ambiente fresco y con un manto lechoso cubriendo el cielo.

Salimos por el Barrio de las Ollas en busca del puente que nos permita cruzar el río Porma. Una pista nos evita tener que circular por la carretera hasta las inmediaciones de Cerecedo, donde nuevamente volvemos a cruzar el Porma. 

En ese momento la pista comienza un continuo ascenso que nos hace resoplar, pero a su vez nos brinda unas vistas increíbles hacia el valle donde se asienta Valdecastillo.

Continuamos subiendo y van apareciendo las cimas de muchas montañas conocidas; Prado Llano, Cueto Ancino, Valdorria, Peña Forcada.....

Por fin alcanzamos el collado Lobera y entramos propiamente en el bosque de Pardomino. La inmersión es brutal. El bosque presenta un aspecto extraordinario: la primavera, la lluvia de los últimos días, el cielo encapotado y el propio bosque.

Una explosión de colores, formas, tamaños que nos obligan a bajarnos continuamente de nuestras bicis para disfrutarlas.

Había recorrido este bosque en otra ocasión (en bici) pero la sensación no fue la misma. Tal vez es cuestión de edad, los años ayudan a apreciar las pequeñas cosas. Y es que Pardomino es una pequeña joya botánica que apenas disfrutamos.

Nuestro recorrido tiene que continuar. Y continua por una pista que literalmente es una pradera.

El descenso hacia el valle del arroyo Pardomino es más complejo (en tramos no ciclable) y este a su vez nos saca a la carretera que en rápido descenso nos devuelve a Boñar.



 Plano del recorrido.

 Boñar. Dónde esta la gente????
 Una pista perfecta para calentar las piernas.
 Puente Viejo de Boñar.
 De nuevo cruzamos el río Porma camino de Cerecedo
 Empieza lo bueno
 Los valles se hunden y nos ofrecen unas vistas maravillosas.
 Robledal, en su mayor parte.
 Valle de Valdecastillo. La huella del progreso.
Cimas conocidas como Prado Llano, Cueto Ancino o el Sáncenas.
 Javi con medio metro menos de tripa, chutes intermitentes de quimio y mogollón de pastillas en el cuerpo y subiendo como un CAMPEÓN. QUE TÍO!!!!
  Entramos en Pardomino.
 Al fondo el embalse del Porma.
 Grandes ejemplares de robles se entremezclan con otros más jóvenes.
 El tramo donde más pararemos.
 Impresionante.

 Hayas.




 Una vista del embalse y de las montañas que lo circundan.
 La pista por la que circulamos es una pradera. Con el inconveniente de no permitirnos ver las piedras.
 Un bosque espléndido.


 La tontería. Con la Peña de San Pedro a nuestras espaldas.
 En los tramos poco ciclables.


 Y continuamos encontrando ejemplares de gran porte.
 Vadeando.
 Primavera

2 comentarios:

  1. Que rapidez en publicar¡¡¡¡ Y vaya excursión más bonita¡¡¡¡ Habrá que repetir un dia más luminoso¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Creo que este fue un día perfecto. De luz, temperatura, ambiente y compañía.

    Saludos Javier.

    ResponderEliminar

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog