La Cervata por el valle de la Majúa

Otro duatlón bici-ascensión.
Laguna de Congosto.
Cima de la Cervata.
Valle de la Majúa.

10/08/2018
La semana anterior, cuando encaramando junto a Victor en la cima de la Calabazosa, contemplamos el largo valle, que desde el pueblo de la Majúa, y tirado con regla, llegaba hasta el circo formado entre las cimas de Congosto, peña Orniz y la Calabazosa, me dije: joer!!! ese valle si que se presta para hacer un duatlón bici-ascensión.

Otro día de bici y montaña, otro día de disfrute por la montaña haciendo lo que más me apetece, madrugando para no pensar en tiempos, vagabundeando por largos valles y altivas montañas y contemplando desde la cima la inmensidad de esta montaña babiana que tanto me sorprende últimamente.

Por ello, salgo desde San Emiliano para afrontar el valle de la Majúa en su totalidad y de paso, ir calentando piernas, antes de enfrentarme con algunas de las duras rampas que me esperan.

La mañana va fría (el termómetro del coche marcaba 8 grados) y la Majúa es un pueblo a la sombra a primera hora, que poco invita a parar. Final de carretera e inicio de la pista, que en suave subida entre un pasillo de árboles de ribera, va dando paso al terreno típico de montaña cuando el valle se abre.

Tiempo de charla con el pastor marroquí que cuida un gran rebaño de ovejas y con un madrugador caminante que ya va de vuelta y que me informa que la laguna de Congosto esta preciosa, ya que conserva mucha agua.

La pista se encabrita, para colocarme en un escalón superior, no sin el consabido esfuerzo que me obliga a cerrar la boca si no quiero que el hígado salga despedido.

Las grandes cimas hacia las que me encamino aparecen al fondo. Peña del Congosto, peña Solarco y una imagen poco usual de la Calabazosa.

Y todo flotando en un mar verde, que cientos de ovejas se afanan en comer sin llegar a conseguirlo.

Próximo al collado de Queixeiro abandono la bici (lo propio sería dejarla candada a un árbol, pero ya sabes: en Babia no hay árboles) y continuo a pie hacia el estrecho que forma la peña del Congosto con la peña Solarco. Y entro en el circo formado por la larga ladera del Congosto y del otro lado por los murallones calizos que forman la cuerda que contiene las cimas de la Calabazosa, pico Blanco, el Diente de la Cuerria, Muria Brava y torre Orniz.

Asciendo por terreno fácil, deleitándome con este paisaje sublime y con un silencio que daña mis oídos, hasta la base de torre Orniz donde se encuentra la laguna Congosto.

Buen lugar para relajarse, pero aún es preciso un último esfuerzo para saltar de valle (del de Congosto al valle de Cebolledo, donde se encuentran las fuentes del Sil) y por arista alcanzar la cima de La Cervata. Una cima de formas poco atractivas pero con unas vistas impresionantes hacia todas las montañas de Babia (es posible que desde esta cima se puedan observar la gran mayoría de cimas de Babia).

Momento para sentarse y que la vista se pierda por los valles, por las cimas y por los cielos en busca de alguna Perseida.


Mapa del recorrido
Desde la Cervata todo es descenso: por los Llanos del Tremedal hasta una laguna de la Recoleta que más que laguna es un recuerdo de lo que sería esta primavera. En la Vega Redonda he de alcanzar el collado que me de paso a los puertos Amarillos y ya en el valle de la Majúa, nuevamente ante la angostadura de Congosto y Solarco, recupero la bici para "volar" por todo el valle hacia La Majúa y San Emiliano.



San Emiliano despertándose de esta fresca noche. Ni de coña es posible un café.
Ya en el valle de la Majúa, por carretera con un macizo de Ubiñas que atrapa todas las miradas.

Sobrepasado el pueblo de La Majúa comienza la pista por la que ruedo con facilidad durante los primeros kilómetros.
Ni se movió.
El valle ha perdido la estrechez del principio y aparecen los puertos de montaña.
Con las grandes cimas custodiando el circo del Congosto.


El verde se impone al resto de los colores.


Peña Congosto, pico Blanco, La Calabazosa y peña de Solarco.

Pico Blanco.

Dejo la bici tras un seto y comienzo caminar hacia el estrecho, entre peña Solarco y la peña del Congosto, que da paso al circo.


Imponente la peña del Congosto que pude subir por esa arista al final del año pasado.
La Calabazosa con una imagen muy diferente.
Y todo el camino que seguiré hacia la laguna en la base de Torre Orniz.



Vista atrás con un Morro Negro a contraluz.

De nuevo La Calabazosa montrando la verticalidad de sus muros.
Al igual que Torre Orniz.





Queda poco.

Laguna de Congosto.

Peña Solarco y Morro Negro con el macizo de las Ubiñas al fondo.


Diente de la Cuerria.

Una última foto antes de saltar de valle.
El valle de Cebolledo donde se encuentran las fuentes del Sil. La Cervata a la izquierda.

Vista atrás con peña Orniz y el collado por donde entre a este valle.
CIMA de La Cervata!!!!!!
Muy buenas vistas.
Valle de Torre y el grupo del Montihuero.
Montihuero.

El pico Cuetalbo que ascendí hace un par de semanas y el Cornón perdiéndose al fondo.





Toca ir descensiendo.
Hacia los Lanos del Tremedal.




Bonito rincón.

De nuevo la peña de Congosto, que ahora iré rodeando por diferentes praderías de altura.
Laguna Recoleta.
Otra imagen del Montihuero.

Veiga Redonda.

Por los Puertos Amarillos.
Ya con la bici, encarando el descenso por el valle.
Vista atrás.



En la iglesia de la Majúa.
La Majúa.
Las Ubiñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog