O Camiño dos Faros: de praia de Moreira a Fisterra



28-29/08/2019
Después de años de luchas y conquistas, las legiones romanas se aterraron ante la desaparición del sol en las aguas de lo desconocido. Aquel era el lugar en el que un solo paso hacía adentrarse al ser humano en lo desconocido, el camino de los muertos hacia el Hades.

Fisterra tenía que ser la ultima etapa de este Camino dos Faros que descubrimos este verano, el sendero costero que a cada paso nos brinda un paisaje nuevo.

Acomodando nuestro tiempo al camino decidimos hacer en esta ocasión dos etapas para cubrir el tramo entre la praia de Moreira y Fisterra. Un camino que llegaría al más emblemático de los faros que se encuentran en este camino: el faro de Fisterra, "el faro del fin del mundo" un lugar plagado de peregrinos y visitantes que contrasta con el faro de Touriñán, el otro faro por el que pasaremos, que resulta ser el punto más occidental de la España Peninsular y en el que apenas encontraremos gente.

Un camino en esta ocasión con tintes de montaña, donde el sendero buscando la proximidad al mar ha de subir y bajar constantemente afín de salvar las pequeñas sierras que nos separan de Fisterra.

Y como en todo el Camiño dos Faros, un encuentro con el mar y el viento. Como cuando caminamos por la praia do Rostro con sus casi dos kilómetros de arenal, disfrutando de un mar salvaje y libre, en una naturaleza que renace cada mañana para nuestro disfrute.





Miércoles, 28 de agosto de 2019
De la Praia de Moreira a Lires (16 km)

Dejamos nuestro coche en Finisterre y pedimos a un taxi que nos acerque hasta la remota praia de Moreira.
Praia de Moreira, una pequeña playa de bolos donde nos daremos nuestro primer baño.

Correlimos común camino de sus cuarteles de invierno.


El saliente donde se encuentra el faro de Touriñan.

El cabo y faro de Vilano desde Touriñán.
El punto más occidental de la España Peninsular.
Faro Touriñán


Avanzamos hacia el sol, lo que vela en todo momento nuestras fotos.

Illa Herboso y Punta Insua
Una balsa de patiamarillas.


Patiamarillas.

Chorlito dorado, otro viajero hacia el sur.
Fisterra se pierde en el fondo y guía nuestros pasos.
Por un camino entre praos alcanzamos la población de Nemiña.

Praias de Nemiña. Conocimos estas playas en una incursión cuando buscábamos un ejemplar de gavión hiperbóreo (Larus hyperboreus) que se movía por esta zona junto a las patiamarillas.

Camino de Lires.


Lires.


Jueves, 29 de agosto de 2019

De Lires a Finisterre (22 km)

Lires nos trato con dulzura, como el resto de poblaciones gallegas por donde pasamos. Con la dulzura de sus gentes, su hablar relajado y alegre que te hacen sentir como en casa.
Ría de Lires

Adaptamos el camino a la mañana que ha dejado todos los campos cubiertos de rocío y preferimos caminar los primeros kilómetros por la carretera.



Entrando en la praia do Rostro.
Un arenal de casi dos kilómetros de largura.



Con tiempo para disfrutar.







El camino entra en una zona de acantilados.




La pequeña praia de Arnela junto a la Punta do Castelo.
Un camino muy montañero.
No entramos en la praia de Arnela. Para ello sería preciso descender y volver a recuperar los metros perdidos.


Zona de acantilados bajo el Monte Arnela.


Fisterra ya más próximo.
Descendiendo hacia la praia do Mar de Fora.
La praia do Mar de Fora le da la espalda a Finisterre.
El último baño en O Camiño.
En Fisterra pueblo tenemos aparcado nuestro coche que cogeremos para acercarnos hasta el Faro.
Faro de Fisterra.


El segundo lugar más visitado de Galicia después de la catedral de Santiago