El bosque de Hormas





8/09/2017
Buscamos refugio para soportar, los que a la postre sabremos serán, los últimos calores del verano. Y tomamos rumbo hacia la sierra de Hormas. Al norte de Riaño y entre las poblaciones de Barniedo de la Reina y Vegacerneja, donde un conjunto de cuetos, altos y estrechas vallejas, dan cabida a uno de los bosques mejor conservados en León: El Bosque de Hormas.

Un bosque mixto de hayas y robles, donde además podemos encontrar abedules, avellanos, serbales, mostajos o acebos.

La pista da paso a estrechos senderos, que desaparecen entre la hojarasca del bosque, y nos obliga a prestar mucha atención. 

Nuestra meta es la pradera alpina de Prado Rey. Protegida de los fríos vientos norteños por el Alto de Mura y donde cuenta la leyenda hubo una mina de oro.

De camino el sendero trascurre entre robles de colosales proporciones. Unos árboles propios del Señor de los Anillos, donde esperamos encontrarnos con Bárbol en cualquier momento.

Prado Rey es el punto final de nuestra ruta por hoy en Hormas, y un excelente mirador a las montañas de Riaño y a la inmensa mancha verde que configura a este bosque.



Valle del río Hormas.
En este verano superseco, los valles recuperan su fisonomía, pero con las huellas producto del embalse.




Refugio y praderas de Salse.























Robles de proporciones descomunales.




















Las montañas de Riaño.
Prado Rey.