Miro de Tejedo desde Villarino del Sil



2/05/2019
-Estás seguro que vamos a bajar en eso?

A Toño se le plantean dudas en cuando le muestro desplegadas las bicis con las que pensamos cerrar el círculo del recorrido al Miro de Tejedo.

Montados en nuestras bicis, con un cierto aire similar a los personajes de "Verano Azul", nos lanzamos a tumba abierta desde Tejedo del Sil hacia la carretera de Villablino-Toreno. Distinto será el segundo tramo donde ascenderemos por esa carretera hasta el cruce al desvío de Villariño del Sil que nos hará resoplar y retorcernos sobre la bici.

Hemos madrugado bastante para acercarnos hasta las tierras del Alto Sil y colocar a primera hora de la mañana las bicis en Tejedo de Sil. De allí nos separan 8 kilómetros de Villariño donde aparcamos el coche en la plaza del pueblo.

Hoy traemos preparado un recorrido circular al Miro de Tejedo (muchas de las cumbres del Alto Sil llevan el nombre de Miro) que nos permitirá pasar por tres brañas; Braña Curuezas, Braña de Arriba y Baña de Buenverde, ver desde las alturas el valle de Tejedo y de Villablino y cruzar el soberbio bosque de Bañarronda.

Aparentemente mucho tomate para un día, pero la imposibilidad que presentan los montes del Alto Sil de caminar por otros sitios que no sean pistas o caminos muy frecuentados, nos lleva a tener que hacerlo en su totalidad por pista. Pista que en su inicio tiene mucha pendiente (en los 3,5 primeros kilómetros salva 600 metros de desnivel), pero sin prisas y sin agobio iremos caminando hasta colocarnos en la cima del Miro de Tejedo.

Pero antes pasaremos por tres brañas, donde podremos distinguir las diferencias de construcción de los distintos tipos de cubiertas.

La Braña de Curuezas y la Braña de Arriba miran al sur, hacia las cumbres del Valdeiglesias, Catoute o Miro Rabón, mientras que la Braña de Buenverde lo hace hacia el Cornón, Muxivén y las Ubiñas.

El Miro de Tejedo lo hace hacia todos ellos y más. Un balcón con unas vistas increíbles, con especial mención hacia el valle de Tejedo, un valle profundo que alberga un espeso bosque donde los osos pueden tener su refugio.

Del Miro descendemos hacia Tejedo del Sil, siempre por pista.

En Tejedo aguardan nuestras bicis y unos vecinos curiosos que se preguntaron a primera hora de la mañana quién serían los ruidosos turistas que dejaron abandonadas esas bicis.




Plaza de Villarino del Sil
Villarino del Sil, pronto que da sumergido en el fondo del valle.








Todo nuestro camino es pista, con mucha pendiente como se ve en la foto.

Podría pensarse que tanta pista es desagradable, pero creo que las vistas compensan con creces.


Braña Curuezas, desviada unos metros de la pista. Parece que sus dueños las estén rehabilitando.
Resulta muy interesantes las cubiertas de losas y la unión de las aguas en cola de milano. 


Villarino ya queda muy bajo.

Braña de Arriba.
Alguna cubierta de losas, pero la gran mayoría de pizarra.
Cabanas en buen estado y lugar con muy buenas vistas.

Con el vecino de esta cabana hemos podido hablar un rato. Por supuesto del oso!!!

Vamos a cambiar de ladera y en el transito nos encontramos con estas vistas.

Por un bosque de abedules.
Braña de Buenverde.
Había estado en esta braña hace un par de otoños cuando los abedules refulgían. En esa ocasión la laguna estaba más seca que la mojama.





Abedular de Brañarronda. Los abedules son de gran tamaño y mu cubiertos de líquenes.
Vega y collado de Brañarronda.
Vista atrás.

Valle de Tejedo.
A punto de alcanzar la cumbre.
Braña de Arriba.
Las cimas del Valdeiglesias.
Con zoom la Braña de Zarameo
Cima del Miro de Tejedo.


Descenso hacia Tejedo y preparados para la vuelta tipo "Verano Azul"