Pico Gallo desde Cuevas del Sil pasando por la braña del Campo Cuevas y descendiendo por el vale de Tejedo


Braña del Campo Cuevas.

25/06/2019
Tuve que pensarlo un par de veces antes de meterme por medio del bosque que hay entre el paraje de Las Papolas y el valle de Tejedo. La inmensa mancha de arbolado parecía querer fagocitarme y sin rastro de un sendero o una traza de ganado, aquello no pintaba bien.

Con el recuerdo bastante reciente -y las marcas en las espinillas- del trayecto entre el pico Bóveda y el Cueto del Oso, me daba una pereza enorme enmarronarme entre la vegetación y de no ser porque un rato antes hablando con Paco me había comentado que sí había un camino y que no tendría problema en encontrarlo, hoy no sabría de la existencia de ese espectacular sendero.

Paco es un vecino de Palacios del Sil que cuida un rebaño de vacas en la braña de Campo Cuevas. Paco no sube y baja todos los días, ya que dispone de una de las cabanas que hay en la braña, donde pasa largas temporadas y a donde le suben suministros con un coche cuando los necesita.

Como todas personas que pasan días en soledad, Paco es receloso en un primer instante cuando se encuentra con el caminante que lleva una cámara de fotos en las manos, pero vencido ese primer momento es dado a la conversación.

Así, con Paco voy hablando de brañas (me dice que la braña del Campo Cuevas es la más bonita de todas las brañas del Alto Sil) me señala donde esta la braña de la Degollada, la de la Seita, la de Zarameo (y más tarde me mostrará la de Vistaosel dentro del valle de Tejedo), hablamos de las cimas del Cueto del Oso y Peña Mayor y del valle de Tejedo que encierra entre sus laderas y por supuesto hablamos de "Baldomero". Este año aún no lo ha visto, pero me cuenta como el año pasado se topó con él cerca del camino y muy cerca de la braña, cuando estaba comiendo una vaca que había muerto la noche anterior.

Subimos, arreando a las vacas -que aunque no son suyas les pone nombre- hasta el collado donde se asienta la laguna que gracias a las últimas lluvias se encuentra bastante llena y allí continua enseñándome caminos hacia las lagunas de Las Papolas, hacia la cima del pico Gallo y el sendero que va hacia las praderas de Las Papolas y luego a través del bosque, hacia la braña de Fontaninas y el valle de Tejedo (mi camino). 

Hoy he vuelto a madrugar forzado por la distancia que separa León de Cuevas del Sil. El descenso de los puertos de la Magdalena hacia Rioscuro resulta impresionante con las primeras luces, al igual que cruzar Villablino cuando se despereza y sus gentes se mueven hacia sus labores.

No es así en Cuevas, donde no me cruzo con ningún vecino cuando dejo el coche junto a su iglesia y cruzo el pueblo camino de la pista que sube hacia la braña del Campo Cuevas. Un camino algo monótono que pasa junto antiguas minas de mármol y que da buenas vistas hacia los montes que vamos dejando a nuestras espaldas. Bosque espeso de robles hasta que entramos en la braña donde se asientan las cabanas. Un lugar especial. Con sus vegas rodeadas de bosque y un balcón hacia el Cuerno del Sil y La Torreta, la cima donde hay enclavado una antena de telefonía (gracias a la cual Paco tiene buena cobertura).

En Campo Cuevas hay una laguna y es el collado entre las modestas cimas del pico Los Gavilanes y el pico Gallo, al que ahora me dirijo.

Poca elevación pero excelentes vistas hacia las cimas del Cueto del Oso y Peña Mayor, así como al Miro de Tejedo y a Tejedo del Sil (donde puedo ver con el zoom de la cámara mi bici candada a un poste).

Otro bosquete (ahora casi todo abedular) y entro en las praderas de Las Papolas y me meto de lleno en el bosque, confiando en Paco y en que encontraré el sendero.

Algo difuminado al principio (por no decir inexistente) y más marcado y difícil de perder más adelante, me lleva por un bosque espeso y cerrado, donde los abedules y los avellanos comparten espacio con algunos robles y acebos.


Una cerca de alambre me advierte que ya estoy en el valle. Cruzo el río (arroyo Fontanina) por un curioso puente construido con troncos de abedul y entro de lleno en la braña de Fontaninas, de cabanas muy arregladas y cuyos dueños aún no han subido a disfrutarlas.

Lo que resta es pista (ya conocida del día que bajé del Cueto del Oso y Peña Mayor por este valle) por lo que bajo relajado haciendo algunas fotucas a las flores y esperando a que la plegabike continúe amarrada al poste donde la deje esta mañana.




Cuevas del Sil, la carretera de Villablino a Toreno lo corta por la mitad.

Es la entrada natural a los valles de Tejedo, de la Seita y de Campo Cuevas, hacia donde me dirijo.

Mirada atrás (el amigo Xistras me recordaba que siempre hay que mirar atrás). Dentro de esa espesura anda metida la braña de la Degollada que a vista de pájaro veré desde las alturas.
Un camino (pista) muy cómodo de andar, aunque con bastante desnivel.
Pasamos junto a antiguas minas.
La braña del Campo Cuevas.
La cabana donde vive Paco.


El bosque lo inunda todo, dejando poco espacio para las praderías.
Al frente el macizo del Cuerno del Sil 
Arreando a las vacas.
Hacia Campo Cuevas.
La laguna del Campo Cuevas recibe aguas de un arroyo que desciende del pico Los Gavilanes.
Paco me indica donde está la braña de Vistaosel y cuando ve que voy a sacar una foto me dice: "Cómo vas a sacar una foto sin persona?" y se pone él.
Braña de Vistaosel con algo (mucho) de zoom.
Una vista de Campo Cuevas mientras voy ascendiendo hacia el pico Gallo.

Hacia la cabecera del valle de Tejedo con las cimas del Cueto del Oso y Peña Grande.

Ya en la cima del pico Gallo. Es una modesta cima de poco más de mil setecientos metros, pero que da muy buenas vistas del Miro de Tejedo y del propio Tejedo del Sil.
Tejedo del Sil. Por allí anda mi plegabike.
A golpe de zoom, la braña de Zarameo.
Y algo más baja, en el mismo valle, la braña de la Seita.
Más al oeste y situada en los derrumbes de un canchal, la braña de la Degollada (por ella pasé el día que ascendí al Cuerno del Sil).
Refugio de Campo Cuevas.
Vista atrás. El cortafuegos desde donde accedí al pico Gallo. 

Un abedular antes de llegar a las praderías de Las Papolas.


Las Papolas.
La fragosidad del bosque que tendré que cruzar para llegar al valle de tejedo (y que me doy cuenta que no hice fotos)
Puente artesano que me ayuda a cruzar el arroyo Fontanina


Algunas de las cabanas de la braña de Fontaninas.


Ya en la pista que desciende hacia Tejedo del Sil.










En los alrededores de Tejedo.

La plegabike que me ayuda a realizar el descenso desde Tejedo a Cuevas del Sil


Otras rutas por la zona:

Miro de Tejedo desde Villarino del Sil 

Peña Boquín - Miro de Valdeprado y Cornón de Busmori desde las Brañas de Susañe