Pico Cerroso

En la cima del pico Cerroso.
Los Moros y la Rionda
El circo que forman las cimas de peña Cebedo, pico Cerroso y la Rionda.

22/05/2018
El amigo Victor propone salir al monte y que yo prepare el recorrido.

Al igual que la vida diaria rebosa posibilidades, la realidad demuestra que dichas posibilidades quedan reducidas a muy pocas. Así, el abanico de posibles, se me va reduciendo según voy metiendo imprescindibles: que tenga buenas vistas, que recorra algún bosque (preferente de hayas) y praderas de montaña, que no sea una matada de largo y que nos permita arrimarnos al plato en algún restaurante al final del recorrido.

Las montañas al este del Esla, ese cogollo de cimas, valles y bosques, cumple con todos los requisitos y nos permitirá hacer una circular al pico Cerroso, alcanzando su cima y recorriendo un par de hayedos y las praderías de Tejedo, que en estos días de primavera tendrán que estar exultantes.

Por eso nos acercamos hasta Argovejo. Final de carretera, e inicio de nuestra caminata por el valle de la Trapa. Una pista recorre el valle, donde las hayas se agarran a los abesedos, mientras que las solanas aparecen tachonadas por sabinas.

Final del valle donde entramos en un hayedo por el que bordeando las peñas de los Avellanales, que hemos visto, durante el ascenso, sobre nuestras cabezas y que a punto de alcanzar el collado de la trapa apenas destacan en este universo de cimas.

La Trapa nos ha metido de lleno en la arista, entre la peña Verde y el Cerroso. Y sobre esa posición tan privilegiada disponemos de una visión que va desde las montañas del Curueño hasta el lejano Espiguete, pasando por Mampodres o Picos.

Un poco de "aristeo" y hollamos la cima de pico Cerroso. Los Moros, la Rionda y el valle de Tejedo ante nosotros en una mañana espectacular.

-Victor, somos muy afortunados!!!!
-Me da que si.

Hemos de recorrer esos valles! Y lo hacemos! Descendemos hasta el collado de Argovejo y entramos en largo valle. Y cada poco volvemos la vista atrás para maravillarnos con el espectacular circo que forman peña Cebedo, pico Cerroso y la Rionda.

La última guinda, esa que le pone el punto al pastel: el hayedo de las Barreticas. Un bosque con hojas nuevas, brillantes, que tamizan la luz y lo transforman en un bosque típico de cuento.

Camino de Argovejo con tiempo de una cañita antes de la comida.




Argovejo
Encaminándonos hacia el valle de la Trapa.
Por un túnel de vegetación.
Las peñas de los Avellanales.
Peña Escricia. Su sabinar es similar al de Crémenes, pero este no goza de protección alguna.




Hemos cruzado el hayedo, ahora afrontamos las duras rampas hacia la collada de la Trapa.
El grupo de los Jaidos y por detrás los Mampodres y las Pintas.
El collado de la Trapa nos da vistas hacia la cima de pico Cerroso y hacia las montañas de Ocejo. A la izquierda la larga cuerda que finaliza en el Campriondo y algo más atrás Peñacorada.
Vista atrás. Los Jaidos, la Muga, peña Blanca y peña Verde. Destacando por su verdor, el collado de la Trapa.
Ya vemos lacima del Cerroso y de la peña Cebedo.






CIMA!!!!
Los Moros (caliza), la Rionda (pudinga), el pico Roscas y Agüasalio (caliza). Y el valle de Tejedo.
Konicoleando con Victor
Los Moros y la Rionda.
Campriondo y Peñacorada.






Collado Argovejo.

Flor del viento (Pulsatilla rubra)








El ganado aún no ha subido a los puertos.
Hayedo de las Barreticas, colofón final de esta rutilla.









INDICE DE RUTAS

Archivo del blog