Las Biescas (Bosque de avellanos de Solle) y Pico del Prado del Toro


Bosque de La Biescas.
Cima del Pico del Prao del Toro

30/06/2017
Marco Polo decía: "el mejor viaje es el aburrido".

"Créeme, un viajero con experiencia traza sus planes y procura no vivir ninguna aventura. Al igual que las maravillas son como la felicidad o el amor, que de hecho son maravillas por derecho propio, nadie puede decir: me voy a buscar aventuras o maravillas. Lo máximo que puede hacer es situarse en un lugar donde pueda vivir una aventura".

Teníamos ganas de volver al bosque de avellanos de Solle. Apenas un recuerdo de un bosque espeso y del camino que lo cruzaba.

Muy lejos de ser una aventura, el sendero balizado PRC-LE30 parte de Solle y remonta el valle por el que desciende el arroyo de Llosa desde el Puerto de Linares. 

Un valle estrecho, salpicado a izquierda y derecha por prados y pequeños bosquetes mixtos. Antes de alcanzar el puerto, el sendero gira a la derecha y comienza a llanear. Es en este tramo cuando podemos apreciar el valle por el que ascendemos con un majestuoso Susarón cerrando el cuadro.

Sorprende encontrarse con un bosque de avellanos, cuando lo normal es encontrar pequeños rodales aislados. La Biesca es un bosque espeso y cerrado que permite el paso únicamente por la pista que lo cruza.

El mayor avellanal de la Cordillera Cantábrica y uno de los mayores de Europa.

La pista recorre la ladera donde se asienta el bosque de avellanos y llega hasta un pequeño collado donde surge el cono del Pico del Prao del Toro.


Pico del Prado del Toro una maravilla por derecho propio que diría Marco Polo. La Biesca tendrá su mejor momento en el otoño, pero hoy con una mañana fría y muy ventosa que mueve las nubes y abre claros, las vistas desde su cima nos muestran un paisaje espléndido. La aguas azuladas del embalse del Porma contrastan con verde intenso de los prados y bosques y la pulcritud de la caliza.

Retrocedemos al collado para volver al sendero que desciende por los prados del Toro hacia Solle. 

De nuevo el camino vuelve a encontrarse dentro del avellanal antes de alcanzar la parte baja del valle y entrar en Solle.





                                                                                                                                                                                                                                                              Solle aún duerme mientras recorremos sus calles en esta fría mañana de verano.
PRC-LE 30




Peña del Valle. La toponimia del lugar no busca de nombres extraños. 
Hemos tomado el desvío a la derecha. El valle de Llosa por el que hemos ascendido y el Susarón que cubre su cima con agresivas nubes.
Peña del Valle y Pto. de Linares.
Momento y punto perfecto del sol que nos ilumina el bosque de La Biesca


Solle a resguardo de los vientos del norte.
Entrando en el avellanal.

                                                                                                                                                                                                              El mayor avellanal de la Cordillera Cantábrica y uno de los mayores de Europa.







Konicoleando con Cruz
El Susarón y el valle del Porma
Salimos del bosque y llegamos al collado próximo al Pico del Prao del Toro.
Solle




Cruz en la cima del Pico del Prado del Toro.
Embalse del Porma



No hay comentarios:

Publicar un comentario

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog