Bisontes en Anciles

 Ramal de Anciles (Embalse de Riaño)
 Búfalos de agua
Bisontes europeos

6/06/2017
Pocas citas hayamos en los escritos romanos sobre Vadinia, la ciudad de los Vadinienses, una tribu perteneciente a los Cantabros, de la que se han encontrado gran cantidad de lápidas entre el nacimiento de tres grandes ríos: el Sella, el Esla y el Porma. 

En la comarca conocida hoy como Montaña de Riaño, bien podrían haber tenido sus asentamientos múltiples núcleos de vadinienses. Elevaciones donde colocar sus castros, dotándolos de una defensa natural ante los ataque de los enemigo, valles amplios y fértiles, con arroyos permanentes, y recursos naturales que les brindaban su alimento.

Pero lo que nunca encontrarían los vadiniense sería un rebaño de bisontes.

Por qué???? 

No lo se. No tengo ni idea. Es posible que tribus anteriores se los comieran, o que el medio natural donde se asentaban por algún motivo se deterioró tanto que la especie se extinguió, o tal vez, en la zona ahora denominada Montaña de Riaño, nunca los hubo. 

Se sabe que los bisontes desaparecieron de la Cordillera hace 15.000 años (los vadinienses aún no estaban dando guerra por la zona), mucho antes que en otras zonas de Europa, donde se mantuvieron poblaciones estables, hasta que el habitad necesario para su desarrollo fue deteriorándose, a la vez que se procedió a un exterminio casi total para alimento de las personas durante la Primera Guerra Mundial.

Llego un momento en el que el bisonte europeo se vio abocado a su extinción y solo por la intervención de algunos zoológicos se consiguió frenar su desaparición. 

Zoológicos y fundaciones privadas que velan por su protección. Y el alcalde de Riaño, que ha visto la oportunidad de un turismo ecofluvial y se ha traído hasta el casi inaccesible valle de Anciles los restos de un pequeño grupo de bisontes que importados de UK han paseado sus reales por la reserva de Valdeserrillas (Valencia) y después de algunos trágicos sucesos han acabado en este valle.

Tres meses de prueba. Para ver su adaptación, e imagino su rentabilidad en el proyecto de turismo ecológico que tenga por bandera los bisontes y otro grupete de cinco hembras de búfalo de agua (esos si que nunca fueron oriundos de la zona, ni del vecindario).

Complicado buscar recursos turísticos con estos animales, cuando en el 2014 la Junta de Castilla y León abandonó en los terrenos de Anciles el proyecto de introducción de la cabra montés, debido entre otras causas, a la falta de consenso con el Ayuntamiento de Riaño y los ganaderos, habiéndose dado en la Reserva de Riaño el récord del mundo en un ejemplar de cabra montés cazado en la reserva durante la campaña 2.005 - 2.006. Y siendo más prosaico, difícil es querer lograr con estos animales un florecimiento de las empresas dedicadas al turismo, cuando no son capaces de abrir las cafeterías a las ocho de la mañana para dar los desayunos a sus clientes.

A primera hora de la mañana me encuentro en Horcadas, donde continuo por la vieja carretera que se aproxima al embalse. La escasez de nieve y lluvias hace que los alrededores del embalse esten desfavorecidos. 

Boto el kayak al agua y me dispongo a recorrer los algo más de cinco kilómetros que me separan de el valle inundado de Anciles. En la travesía quedo reducido al tamaño de una hormiga cuando paso entre las vertiginosas paredes de Las Pintas y el Gilbo. A lo lejos el Cueto Cabrón y a mis espaldas los Janos y Peñaverada.

Entro en el ramal de Anciles y busco el faro de peña Llerenes, la esbelta cima puntiaguda que me marca la referencia entre otras montañas.

Nada más entrar, veo cinco puntos negros en la lejanía, las cinco hembras de búfalo de agua. 

Desembarco y voy a su encuentro. Con temor, desconociendo cual puede ser la reacción de semejante animales. Moviéndome entre el matorral, los sorprendo manteniendo una distancia prudencial. Yo los veo y ellas a mi. Con sus morros en alto y un paso al frente, como desafiándome, decido tirar tres fotos y darme el piro. Cuando miro atrás, veo que los búfalos han hecho lo mismo: salir espantadas a refugiarse entre el matorral.

Tras el primer lance, voy a la zona donde pienso que se pueden encontrar los cuatro machos de bisonte europeo. Al afrontar cada recodo pienso que puedo darme de bruces con ellos, por lo que avanzo con cautela.

La suerte me sonríe y doy con ellos en un pequeño llano. Los bisontes están tranquilos (mucho más que yo) pastando y jugando entre ellos a darse pequeñas cabezadas. 

La mala experiencia pasada en Valdeserrillas (casi mueren de hambre) se nota en sus costados, que dejan vislumbrar sus costillares.

La razón ecológica del mantenimiento de estos animales, se da en que son capaces de alimentarse de un gran número de especies vegetales, entre las que se encuentran las escobas y otras plantas que cierran las praderas y los bajos de los bosques, si bien es verdad que durante el tiempo que permanecí observándolos, todo lo que ingirieron fue hierba.

Allí quedaron, tranquilos, al igual que los búfalos de agua que volví a ver en la orilla opuesta del ramal del embalse.

En periodo de prueba, con el propósito de traer también caballos potocas y unas vacas raras, para que los turistas que vienen a ver los Fiordos Leoneses, puedan aprovechar el viaje y ver los bóvidos Ancilenses.


 Embalse a un 50% de su capacidad. 
 Destacando Las Pintas.
 Las Pintas y las estribaciones del Gilbo y entre ellos... los Fiordos Leoneses.
 El macizo de los Jaidos.

 Cueto Cabrón.
 Entro en el brazo del inundado valle de Anciles.
 Un paraje precioso, pero nada que ver con los fiordos noruegos que yo conocí.
 Los búfalos de agua.
 Una imagen muy distinta del Gilbo.

 Cara de meter miedo. 

 Las Pintas.
 Los bisontes europeos.



  















  







  






 La vuelta




 Un ejemplar de la pareja de gaviota patiamarilla que me acompañaron durante parte de la travesía.  



4 comentarios:

  1. Coño, Pepe. ¿Pero tú no habías puesto el blog en modo "privado"? Te lo había sacado del blogrol y lo veo ahora casi de casualidad. Como te lo pasas. Le das a todo. Bici, kayak, .. Este fin de semana pasado anduve por tu tierra. Estuvimos un grupo de amigos montañeros el viernes, sábado y algunos se quedaron hasta el domingo en Cerulleda. Anduvimos haciendo cosillas por allí. Muy chulo todo. A ver cuando nos vemos. Venga, que te vuelvo a enlazar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi.
      Monchu nos invitó a la reunión de Cerulleda, pero no pudimos ir. Como me alegro que lo pasarais estupendamente. Tenemos que hacer algo juntos.

      Un Saludo.

      Eliminar
    2. Pues una pena que no pudierais ir. Se hizo Peña Galicia, el Cueto Cabañas y Bodón y creo que el domingo hacían el Cueto Ancino. Yo ayer precisamente había quedado para dar una vuelta por la zona de Caso, pero como el día estaba fatal en Asturias, cruzamos el puerto y nos dimos una vuelta por el Fontún y alguna senda muy chula en su cara norte. Venga. A ver si me escapo un día por entresemana y te aviso.

      Eliminar
    3. Pues nos cruzaríamos en el puerto. Estuve con Xistras por Ubiñas. Prau Capón-Ubiña Grande y Pequeña. Todo con un sol despatarrante.
      A ver si coincidimos.
      Saludos.

      Eliminar