Duatlón del San Mateo




10/12/2011(Recupera del baúl de los recuerdos)

Dando un repaso a las últimas salidas con el Javi en bici, da la sensación que el tiempo siempre nos acompaña. 

Es lógico, una salida de medio día y con los pronósticos del tiempo tan acertados, difícil resulta ser sorprendido, a menos que te pille un chaparrón repentino.

Pero la rutilla que hoy traigo no fue una salida donde nos sorprendiera un chubasco. Para ese día la previsión era nefasta, lluvia persistente a lo largo de la mañana, sin ninguna posible ventana de buen tiempo, ni nada parecido. 

Y a pesar de ello, decidimos salir a hacer un Cueto San Mateo mañanero, con la certeza de que a pesar de lluvias, neblinas y fríos, al medio día estaríamos en casa calentitos, ante un plato caliente.

Mientras cargamos las bicis en el coche de Javi para acercarnos hasta Rabanal de Fenar, nos decimos que a dónde vamos con este tiempo.

En el cruce, donde sale la carretera que accede a la mina a cielo abierto de Santa Lucia, y ya montados en las bicis vemos lo que será la tónica del día: una pertinaz lluvia con temperatura fría y un ambiente gris-asqueroso.

Entramos en Llombera bufando por las pendientes que hemos tenido que superar. De momento hemos rodado por asfalto, es a la salida de Llombera -cuando comienza la pista que nos acerca hasta la base del Cueto-, donde nos topamos con barro, charcos y fuerte pendiente que nos obliga a empujar la bici más tramo que andando sobre ella.

El transito de la bici a la ascensión solo requiere candar las bicis.

La niebla que lo envuelve todo hace que perdamos las referencias y nos metamos por un joven robledal, donde nos empaparemos aquella parte de nuestro cuerpo que aún no teníamos mojada.

Cima y descenso para recuperar las bicis y superar el collado donde encontramos la pista que nos lleva hasta Pola.

Un descenso largo y continuo, donde solo nos preocupamos de trazar curvas y regular la frenada.

Más, para volver al coche tenemos que volver a subir hasta Llombera. Una subida donde nuestras piernas achacan el cansancio de la subida al Cueto, el frío y la humedad.

Y de nuevo un pronunciado descenso. Por la carretera de servicio a la mina. Hasta el coche que guarda nuestra ropa de recambio.

No recuerdo las cañas de ese día. Tal vez en esa ocasión fueron cafés. 



  

 A la entrada de Llombera Javi resopla.

  Salida de Llombera. El camino tiene mucha agua y barro.

  

  
 A partir de 1.500 el suelo aparece cubierto por una ligera capa de nieve.
 

 CIMA!!! del Cueto San Mateo

Hoy no hay vistas!!!


 Transito a la bici

  

 Pasando ante el refugio que hay en la pista que sale del campig de Pola
 De nuevo en Llombera

Y en el coche

No hay comentarios:

Publicar un comentario