Bodón y Cueto Cabanas



24/09/2014
De vuelta a las salidas de tarde. Con el tiempo limitado, algo justo. Pero disfrutando de los atardeceres, de esas luces que se oxidan, de los minutos en que todo se trona silencio: los pájaros, el viento. Es cuando me gusta pararme, sentarme, beber si me queda agua, y disfrutar el momento.

El Bodón, la montaña mítica de los Argüellos, La esbelta cumbre que marca el final de las Hoces de Valdeteja, y forma parte de una pequeña línea de montañas que unen los valles del Curueño y el Torío.

Hoy pretendo su ascensión junto a la de su vecina el Cueto Cabanas, recorriendo el tramo de arista comprendido ente ellas.

Para ello, me acerco hasta Valverde de Curueño donde aparco mi coche. Se trata de hacer un recorrido circular, y para ello, me acerco por la ladera sur hasta una canal que cae desde la cima como tirada con plomada. Por ella asciendo hasta la misma cumbre, sin complicaciones, sin dejar los bastones, sin necesidad de trepar. Una línea directa que me permite hacer cumbre en algo más de hora y cuarto desde Valverde.

Las vistas de la cima veladas por un Sol intenso y ya bastante bajo. Al igual que el recorrido por la arista al Cueto Cabanas, siempre a contraluz.

A destacar el valle de Valdeteja, amplio y rodeado de majestuosas montañas calizas como la peña el Pueblo, peña Verde o Valdorria.

Con las últimas luces entro en Valverde, al igual que el rebaño de cabras que regresan a sus cuadras. 


El valle de Valdeteja se cierra al norte por la sierra que comienza en el Bodón de Lugeros y finaliza en el Bodón de Cármenes.
En la foto podemos ver el Bodón, el collado de Valverde y a la izquierda el Cueto Cabanas.


Valverde.


Algunas de las cimas del Curueño: la peña el Pueblo, el puntiagudo Cueto Ancino y la peña Verde.


Las siluetas de las cimas que contienen el valle de Sancenas.





La cima de La Peña el Pueblo es una meseta de la que sobresalen tres pequeñas cimas. Mirando el topografico he podido distinguir, de sur a norte, las cimas de las Lastras de Mediodía, el Cobella y Castro de la Pila.


CIMA!!!!!


Amplias vistas.


La arista no es practicable. Es preciso descender bastante para poder superar el picacho que nos encontramos enfrente.


La Cueva.


Una mirada atrás. Otra vista del Bodón.






El último tramo antes de alcanzar la cima del Cueto Cabanas.


Algo más alejadas, las cimas de la peña del Rubio y del Peredilla.




CIMA!!!!!


Siluetas.


Acompaso mi descenso con el del Sol. Antes de llegar al pueblo los últimos rayos bañaran la cima del Bodón. Tal vez marque las horas para el pastor. En mi caso me indica la hora de volver a casa.



Relacionadas

Cueto Ancino

Pico Valdorria



Una historia de osos y un gato montés





09/09/2014

No pensaba publicar nada sobre nuestro último encuentro con osos.

Pero me doy cuenta, que este blog, es un recopilatorio de nuestras actividades, salidas y demás aventurillas. Y tendría una gran laguna si no cuento el día que nos acercamos hasta Somiedo con la intención de ver osos.

No solamente una madre con tres crías, en sesión de madrugada y tarde (pero a media tarde, que se dejaron ver ente las 16:00 y las 17:00, sin respetar la hora del café). 

Otra de las estrellas ha sido un enorme y precioso gato montes que cazaba topillos en un campo con la mayor tranquilidad.

Unas fotos testimoniales, de una gran experiencia vivida en las tierras del oso, Somiedo.



 El día comienza muy pronto


Una osa (muy delgada) con tres crías (en la foto solo se ven dos)


 Las horas centrales, las aprovechamos para recorrer algo la zona

 Decidimos acercarnos hasta las brañas de Mumián.



 Brañas de Mumián.



 Un "raitán"


 Mucho más próximo que el oso.



 Culebrera.









 El más observado del día.


 Atardecemos al igual que amanecimos, pegados al catalejo. Pero hoy hemos visto al oso!!!!



Papamoscas gris y cerrojillo





He estado dándole vueltas a la cámara.

El domingo descargué las fotos, y hoy, cuando cojo la cámara, me doy cuenta que la tarjeta está llena de pajarillos. Y como esto ya me ha ocurrido otras veces, he mirado en el hueco de la batería y en el de la tarjeta, por si se había colado algún pájaro y es el culpable de la fechoría.

No encontré nada y continué la búsqueda por el objetivo (mirando por el lado más gordo, por si estaba entre dos lentes). Pero nada, no apareció nada.

Bajo la tapa del flash resultaba un poco extraño, pero decidí mirar sin resultado.

He mirado en Internet por si se había dado algún caso similar, pero aparte de apariciones, nada de nada.

No se que pensar, la cosa tiene su miga, y hasta que no encuentre respuesta al problema, esta claro tendré que continuar limpiando tarjetas.

En esta ocasión los pájaros eran unos papamoscas gris y cerrojillos.

 Papamoscas cerrojillo.


 Papamoscas gris.











INDICE DE RUTAS

Archivo del blog