De cambios



Como por arte de magia, sin darnos cuenta, la luz se apoderó del día.

He comenzado a ver "capilotes" por muchos jardines. Sí, caprilotes!!!! las flores que cubren los valles de las montañas de León. Y aunque sean plantados, estamos a finales de febrero.

Lo cierto es, que el Sol sale a saludarnos más pronto y se queda con nosotros un rato más por la tarde, lo suficiente para alegrarnos hasta el punto de subirnos por las paredes.

Los capilotes.

Nos subimos por las paredes, pero literal.

2 comentarios:

  1. ...es lo que tiene la primavera incipiente...que uno se sube por las paredes!!. Un abrazo family. Te he escrito a un par de gmail, pero como no me contestas no se si es correcta la dirección

    ResponderEliminar

INDICE DE RUTAS

Archivo del blog