Dartmoor National Park




 
Un espacio protegido, con catalogación de Parque Nacional. Un paisaje especial, para aquellos que aprecian la belleza de los grandes espacios, libres de vegetación, sin elevaciones prominentes, ni parajes espectaculares.

En Dartmoor, o mejor, en la parte del Parque que hoy hemos recorrido, nos encontramos con una sucesión de colinas, situadas a una altitud de 450 msnm y tapizadas de una espesa capa de turba.

No falta el agua: ríos, embalses y zonas encharcadas por doquier.

Un terreno muy apropiado para grandes travesías, pero expuesto en situaciones de niebla.

Nos recordó las extensas colinas de Noruega, donde pastaban los bueyes almizclados o los macizos del Xistral o Cuadramón en Lugo, ambos, espacios redondeados y carentes de arbolado.

Pensamos que como Parque Nacional, los senderos estarían balizados. No es así, no encontramos ningún poste informativo, hitos, o camino marcado.

Un terreno como este, donde la vegetación es rala pero a la vez exuberante, y donde hay tanto ganado suelto recorriéndolo y plagándolo de caminos, el pensar que estás en la senda correcta es complejo.

Realizamos la ruta prevista, pero somos conscientes de lo fácil que resulta desviarse un grado y terminar alejados 20 kms del punto de donde dejamos el coche.

Un día de sol, montaña y buena compañía. Qué más podemos pedir.

 Partimos de Shipley Bridge y remontamos el río Avon
 
 Por un camino rodeado de vegetación.
 
 Hasta llegar a Avon Dan Reservoir, es decir un embalse.
 


 Este imponente puente de piedra, nos permite cruzar el Avón que a pesar de encontrarse próximo a su nacimiento, presenta gran caudal.

 Esta elevación, semejante a un cono volcánico, nos sirvió de referencia durante todo el día.
 

 Recorriendo la arista.
 



 Alcanzando alguna cima.
 

 Curioso fenómeno que vimos a la vuelta. En el embalse aparecían una serie de círculos.
 
 Gases?
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario