Villameca



23/02/2013

Al igual que los fuertes vientos desplazan a las aves en sus rutas migratorias, esta mañana el fuerte viento y sobre todo la nieve que encontramos en la bajada del Foncebadón, nos ha llevado hasta las orillas del embalse de Villameca. Que mejor manera de aprovechar lo que resta de día que hacer un recorrido por la orilla de este embalse que presenta un aspecto tan montaraz.

Mucho frío y mucho viento, pero el sol y tanta luz nos reconforta.

Nos recuerda Martín que en el censo de acuáticas del 2013 para este embalse solo se han citado 5 ejemplares de somormujo lavanco. Pero las condiciones del embalse son algo distintas, se encuentra al 80 % de su capacidad y tal vez eso es lo que ha originado que nos encontremos con un somormujo y un bando de unos 35 azulones.

Del mismo lugar dónde hoy partimos para realizar nuestra excusión, hace muchos años nos embarcamos con nuestros botes de goma para pasar un día de verano entre remoteo y chapuzones. El nivel de las aguas era algo escaso y por ello pudimos encontrarnos y caminar por los antiguos muros del pueblo que desapareció al construirse el embalse.

El pueblo era Oliegos y su final fue trágico y muy traumático. En 1.945 todo el pueblo de Oliegos fue trasladado a la fuerza en un tren de 30 vagones que partió del estación de Porqueros hacia la finca de Foncastín (municipio vallisoletano de Rueda). Un desalojo para crear un embalse con el que favorecer el regadío de la Comarca de la Cepeda.

Hoy no llegamos hasta Oliegos, hoy solo una pequeña excursión.


La playa fluvial del embalse de Villameca.


Afortunadamente para nuestro recorrido el embalse no se encuentra a tope y nos permite recorrer sus orillas.






Al fondo la cuerda de montes que separan la Cepeda de Omaña.

Momento en el que descubrimos el somormujo y los azulones.



Raúl y Martín

El cueto San Bartolo, la máxima elevación de la zona. Plagado de aerogeneradores.


5 comentarios:

  1. Uff..cuántas veces nos hemos bañado en estas aguas. Por cierto, cómo sabías las historia de Oliegos?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo conocí la historia de Oliegos? Pues hace varios años estaba buscando un lugar donde poder hacer un recorrido en bici o a pie que se encontrara a medio camino entre Madrid y León para quedar con unos amigos de Madrid con los que salíamos al campo. Apareció el Pinar de la Nava y Foncastín. Y buscando alguna referencia de este último di con los habitantes de Foncastín que eran los de Oliegos y luego leí su periplo. Hoy al poner las fotos de Villameca recordé la historia.

      Saludos Javier

      Eliminar
  2. Interesante entrada,
    no sabía nada de la historia de Oliegos y del final tan traumático para sus habitantes.
    Yo sólo he estado una vez y en verano, así que me llama la atención lo abrigados que vais, y es que el sábado "soplaba de verdad", tenia que estar muy mal en Foncebadón para que os echara para atrás a vosotros, tan acostumbrados a la nieve.

    Yo el domingo me levante temprano y como no sabía a donde ir, Iker me convenció para acercarnos a las lagunas de la Nava, donde estuvimos un par de horas, después nos fuimos a la laguna de Boada y como las aves estaban muy lejos de los observatorios y además los caminos estaban impracticables, decidimos terminar la jornada en Villafáfila, y como siempre esta última no nos defraudó. Próximamente pondré la entrada en el blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdas que te comenté a la vuelta de Doñana que se puede ir hasta allí en un día ida y vuelta? TU SI QUE PUEDES!!!!!! Jajajaja Pero menudas rutas que os metéis. Tenéis que dejar algo para la semana siguiente.
      Esperamos vuestro próximo reportaje
      Saludos

      Eliminar
  3. vaya dias aquellos...
    saludos pepe

    ResponderEliminar