Peña Gulugas 21/08/2012

Para el segundo día de este fin de semana, nos dejamos aconsejar por las rutas que ofrece el Parque de Picos. Decidimos acercarnos hasta la majada del Montó.
Buscando algo de información incrementamos el recorrido con la ascensión a la Peña Gulugas, una pequeña cima situada a pocos minutos de la majada.

Que bueno levantarse y estar en un paraje como el de Posada.


El recorrido parte de Santa Marina (no María) de Valdeón. Está marcado con las típicas señales de PR y con algunos postes.
Los fondos son imponentes.
Destaca la Horcada de Pambuches,
Más de lo mismo pero con pradera agostada, que más que afear la foto pienso que la realza.


El mundo de los bosques.


El tramos que atravesamos es pequeño, pero es muy frondoso y con algunos grandes ejemplares de hayas.


Por allí, por allí tiene que encontrarse la majada.

Antes encontramos otra, la de Brez y aparecen unas soberbias montañas; los Picos de la Silla.
La verdad es que el recorrido nos parece algo pesado al ser por una pista muy ancha. Pero es verdad que las vistas son realmente de postal.
Martín
Buscando el ave que rompe el silencio, ha encontrado un pito negro.
Frente a nosotros la cima de la Peña Gulugas.
Pues la majada estará próxima!!!!!


Ya estamos en la majada del Montó
Qué se le ofrece?????


Esa es la Gulugas, el montón calizo que hay sobre el cercado.


Al final me dejan solo en el último tramo.
Las Peñas Cifuentes (tal vez cien fuentes) Friero, Torre del Hoyo de Liordes, Salinas, Pedavejo, Regaliz, Alcacero y Remoña. Desde la Gulugas se ven todas.

Desde la cima puedo ver el monolito de Pico Gabanceda
Y la línea de cumbres que va del Anzo al Canto Tejedo.
Volvemos






Eso es un roble.




Llegamos a Santa Marina.

Las Fuentes del Cares




20/08/2012
Hace un año por estas fechas pudimos disfrutar de un fin de semana por Posada de Valdeón. Aprovechamos uno de los días para que Martín conociera el desfiladero del Cares y de paso recordarlo nosotros ya que han pasado muchos años desde la última vez.

A pesar de encontrarnos en la tercer ola de calor de este año, decidimos volver al valle de Valdeón.

Buscamos algún recorrido que tenga bosque (menuda temporada que llevamos de bosques) y que se encuentre por las proximidades de Posada.

Que tal las Fuentes del Cares??? Bien!!!! pero con la sequía que llevamos no se si las encontraremos...

Las Fuentes del Cares, es decir el nacimiento, se sitúa en el paraje denominado las Hoyas de Frañana en el circo que cierran las cimas de la Sierra de Cebollera y el Gildar.

Para ello, tomamos la senda que parte del puerto de Panderruedas y es ruta normal de ascenso al Gildar.


 Cogemos la pista y dejamos a nuestras espaldas unas vistas impresionante de Picos.

 Entramos en el bosque, agradeciendo la sombra, ya que la temperatura es bastante alta.






 De repente salimos a una zona despejada. El manto continuo de bosque es impresionante.

Giramos la vista hacia el oeste y más bosque. Se ve la carretera que sube a Panderruedas. Tras ella superando la loma y algo más estará Jatavierna por donde caminamos hace un par de semanas.
 Ten y Pileñes



 Vemos el valle por el que más tarde descenderemos, por el que correrá el Cares, y una primera visión del circo que forman las cimas de Cebollera y el Gildar.



Martín fotografiando el valle. Desde que descubrió la fotografía se le ve mucho mas interesado por todo. Afortunadamente para nuestra economía no son fotos en papel.
 El recorrido lleva un trazado por la arista y permite ver el valle del Cares y el del arroyo de la Iglesia.
 Cruz y Martín caminan hacia la cima de las Cerras de Cuénabres.




 Martín en la cima del Cerro de Cuénabres.
 Un lugar con muchas vistas



Las Hoyas de Frañana se sitúan bajo la cima de la Cebollera (derecha) en el llano que se ve encima de la zona de escobas.




 Ya estamos y como supusimos no hay lagunas. Ni siquiera un hilo de agua.

 Descendemos del llano por el este y si encontramos un arroyo con agua.



 La pista que nos llevará hasta el camino que desciende del puerto a Posada.


 Otro bosque, otro hayedo. Llevamos una buena colección este año. Cuando en otoño queramos elegir uno, la cosa estará muy complicada.

 Entre las hayas encontramos este magnifico ejemplar de tejo.

 Llegamos al puerto y cerramos nuestro circulo.