Las Fuentes del Corcos


 
17/06/2011
Un recorrido sencillo pero muy agradable. De los que nunca llegas a descubrir a menos que alguien te comente algo, un lugar, un árbol, un bosque.

Hace unos años conocimos el paraje de la Cota junto a unos amigos. Más tarde un compañero del trabajo nos hablo nuevamente de la Cota y de su pueblo; Corcos.

Como siempre, ayudado del Iberpix, sitúo el paraje de la Cota, el pueblo de Corcos y otro par de dehesas, y con todo, elaboro una salida de tarde para la bici.

Desde Llamas de Rueda, donde dejamos los coches, remontamos el valle del arroyo Corcos hasta el propio pueblo y algo más al norte para pasearnos por la primera dehesa de robles.

A la segunda, la de la Cota, llegamos por pista y algo de carretera. La última tendrá que esperar a que pasemos por Castromudarra, también por pista, ya más amplias, de esas de tierras de campo.
 

 
Valle del arroyo de Corcos.

Un día ventoso.

Hemos superado el pueblo de Corcos. La primera dehesa de robles y tras ellos Peñacorada.

El paraje de la Cota, un espléndido robledal con ejemplares con nombre propio.








Vistas a las montañas de Ocejo.


 Iglesia de Castromudarra.

De vuelta, a los coches pasamos por la tercera dehesa.


Pozo del Curavacas por el valle de Pineda



Pozo del Curavacas
Valle de Pineda

11/06/2011

El día que ascendimos el Curavacas vimos ver el inmenso valle donde aterriza la cara norte (Valle de Pineda). Y como una mancha negra destacando entre la nieve, el Pozo del Curavacas.

Con la llegada del buen tiempo, no pude menos que acercarme hasta dichos valles.

Para recorrer los casi veinte kilómetros que hay hasta la base del Pozo del Curavacas me ayudé de la BTT.

Desde la población de Vidrieros, por una pista perfecta para la bicicleta de montaña, remontando el valle de Liébana, para luego entrar en el de Pineda.

Un recorrido con un desnivel muy asumible en bicicleta y una breve pateada para alcanzar la recóndita laguan del Pozo del Curavacas.

La vuelta desde Llanes en autocar ya que como de todos es conocido el Pozón se traga las vacas y las devuelve al mar. En mi caso a Llanes. (Es broma, uno está como un cencerro, pero de momento no es bovino. Volví por el mismo camino)


 Primeros pedaleos, algo de niebla por el vale de Liébana




    Un mar de gamones.
 Puente Pucherín



  Primeras vistas del pico Lezna y....
 la entrada al valle de Pineda.


  Días mejores ha visto este río. Ahora, como playa ancha.


 Vega de Correcaballos, dentro del valle de Pineda.


 El Negro, el grande del lugar. El Curavacas.

  Acercándome al Estrecho. Al fondo Peña Prieta.

    Norte del Curavacas.

    El Estrecho.

 Vega de los Cantos.


 Las gradas que contienen el Pozo.





  Pozo del Curavacas.




 La gran mole del Lezna

 
  La vuelta es más sencilla. El ascenso no es duro, pero va ganando altura. Ahora la vuelta es más cómoda







 Tudancas.


 Vidrieros.