Peñabueno, Pedracelo y Pico de las Vallinas



22/10/2009

Un grupo de cimas pequeño, minúsculo. Pero con tres cimas puntiagudas y bien diferenciadas.

A caballo entre los valles del Curueño y los del Porma.

Una ascensión rápida para estas cortas tardes de otoño. Con luz típica de la fecha.

El Peñabueno, la de mayor altura, resulto ser un excelente mirador sobre el embalse del Porma, de las montañas circundantes y otras algo más lejanas.

Parto del pueblo de La Braña, por tierras del Curueño, para alcanzar con rapidez el collado a la izquierda de Peñabueno. Desde ese punto, la cima se alcanza en pocos minutos.

El transito entre cimas por arista sin dificultad y entre un pequeño bosquete de matorrales situado en una pradera próxima a la cima, que supongo da nombre al pico de las Vallinas.

Nada más entrar en el valle donde se asienta La Braña, vemos el grupo de montañas de Peñabueno.
De izquierda a derecha las cimas del Vallinas, Pedracelo y Peñabueno.

Junto a estas montañas la cuerda de peña Forcada.

El pueblo de La Braña, el Bodón y el Cueto Cabanas.

A la izquierda el collado desde donde alcanzaré la cima del Peñabueno y la arista hasta el Pedracelo.

La arista que une pico Gudín con peña Forcada.

Desde la cima de Peñabueno.



Vista de las otras dos cimas, Pedracelo y pico Vallinas.


Más vistas, en este caso desde la cima del Pedracelo.

La horcada que da nombre a peña Forcada.

Un recorrido ameno por la arista que une las dos cimas.
con luces de otoño

Peña Llerenes



29/06/2009

Una montaña esbelta y puntiaguda que llama la atención de inmediato.

Desde el nuevo Riaño es donde ofrece sus mejores vistas.

Hoy pretendo ascenderla desde el inundado valle de Anciles, y para ello parto con el kayak desde la zona recreativa próxima a Horcadas.

Nada más comenzar a remar, una nube de tormenta descarga sobre el embalse y por supuesto, sobre mi. Chaparrón y la atmósfera se torna limpia y tranquila.

Recorro las aguas del embalse y me cuelo por el brazo del antiguo valle de Anciles.

Tránsito a las botas, para remontar las praderías hasta el collado que separa Las Pintas de la peña Llerenes. Los cantiles los bordeo para entrar por su cara norte, en este caso más sencilla, más humana.

Una cima con vistas a nuevas montañas para descubrir y ascender.



 Cueto Cabrón.

 Después de la tormenta, el agua se tornó como una lámina de plata.

Entrando en el ramal donde se situó el desaparecido Anciles.

Destaca la Llerenes entre las cimas de alrededor.
 

El embalse como un lago.

Salamón.

En la cima de la Llerenes.

Las vecinas del sur, Las Pintas.

Tirando de zoom, Los Jaidos y el valle de Tejedo y destacando la Rionda.

En la sombra la cima del Yordas y antes la cuerda de peña Cabeza.

Konico.

A la vuelta, de nuevo en el collado que separa Las Pintas de la Llerenes.


El mejor momento del día. Remando tranquilamente por las tranquilas aguas del embalse.

Cerro Pedroso

Al fondo las Tres Marías.
28/05/2009
Los pastos tienen el verdor de esos días que el calor se empieza a notar. Pero la subida de temperatura de momento no enturbia la atmósfera. Por ello, esta tarde, camino del Cerro Pedroso, disfrutamos de amplias vistas. De los valles que cruzamos y de los más lejanos.

Con el Yeti, desde Santiago de las Villas, por el valle del arroyo Torres atravesando los distintos pliegues que en Piedrasecha forman los Calderones.

Hasta el Collado del Fito, para entrar en los grandes valles entre cimas tan montaraces como los Amargones y el Alto del Palomar.

Sin camino definido, aprovechando pistas, senderos y trazas del ganado, alcanzamos el alto del Cerro Pedroso. Con vistas a los embalses del Luna y de Casares de Arbas.

Un terreno para disfrutar, por la proximidad, la sensación de aislamiento, la facilidad para trazar rutas, la sencillez de sus ascensiones y la variedad de paisajes.

 Saliendo de Santiago de las Villas
 El Vallín de San Martino.
 Repostando
 Fontañan
 Entrada a las Vegas
 Amargones


 Saltamos de valle y nos aprovechamos de la pista para acercarnos hasta la base del Cerro Pedroso
 Cima del Pedroso, un balcón con vistas.
 Desde su cima, con este cielo límpido, el valle de Arbas con las Tres Marías y el macizo de la Muezca
 El valle por el que hemos ascendido
 Embalse de Barrios de Luna

 El Cirbanal y las Ubiñas.
 Las cimas del Palanco